internacionales

El primer ministro etíope ordena a los militares enfrenar a la desafiante región de Tigré

Por Agencia Télam

04-11-2020 11:45

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, Premio Nobel de la Paz 2019, ordenó hoy a los militares a enfrentarse al Gobierno regional de Tigré, después de acusar a la región de llevar a cabo un ataque mortal contra una base militar, declarando que “se ha cruzado la última línea roja” después de meses de supuestas provocaciones.

En un discurso televisado esta mañana, Abiy precisó que "fuerzas desleales" se enfrentaron contra el ejército en Mekele, la capital de Tigré, y en Dansha, una ciudad del oeste de la región.

El ataque en Dansha fue "contenido" por las fuerzas de seguridad de una región vecina, pero causó "numerosos muertos, heridos y daños materiales", añadió el premier.

El Frente de Liberación del Pueblo de Tigré (TPLF), el partido que dirige esta región septentrional de Etiopía, "atacó un campo militar" federal en ese territorio, afirmó Abiy Ahmed en una declaración difundida en Facebook y Twitter.

"Nuestra fuerzas de defensa recibieron la orden (...) de asumir su deber de salvar la Nación. Se cruzó el último nivel de la línea roja", añadió.

La declaración de la oficina del primer ministro y el ataque que se informó durante la noche del armado TPLF plantearon la preocupación de que uno de los países más poblados y poderosos de África pudiera volver a sumergirse en la guerra.

La tensión aumentó en los últimos días entre la capital del país, Adis Abeba, y Tigré, que no reconoce la autoridad del Estado federal desde que se aplazaron las elecciones nacionales que deberían haberse llevado a cabo en agosto.

Alegando “las actividades ilegales y violentas” que están "amenazando la soberanía del país", el consejo de ministros del gobierno federal decretó el estado de emergencia durante seis meses en la región de Tigré, tras estimar que "la situación alcanzó tal nivel que ya no se puede evitar ni controlar a través de los mecanismos habituales para mantener el orden".

El gobierno de Tigré declaró por su parte que los oficiales y los soldados del Comando Note del ejército etíope, con base en Mekele, "decidieron estar junto al pueblo de Tigré y del gobierno regional", informó la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, hasta el momento no fue posible corroborar las versiones de los dos bandos.

El TPLF era la parte dominante de la coalición gobernante de Etiopía antes de que Abiy, primer dirigente perteneciente a la etnia oromo, la más importante del país, asumiera el cargo en 2018 y anunciara amplias reformas políticas que le valieron el Nobel el año pasado.

Sin embargo, esas reformas abrieron espacio para antiguos agravios étnicos y de otro tipo.

El TPLF, sintiéndose marginado, dejó la coalición el año pasado, aunque sigue siendo una fuerza militar fuerte.

Los líderes de Tigré rechazan la prolongación del mandato de los diputados por el parlamento federal -que terminaba en octubre- y decidieron realizar unilateralmente elecciones en su región en septiembre.

Desde entonces, cada campo considera al otro ilegítimo.

La región de Tigré acoge un importante contingente de las fuerzas armadas del país, herencia de la guerra que opuso en 1998-2000 Etiopía y Eritrea, en la frontera de Tigré, según el International Crisis Group (ICG), que advirtió sobre la posibilidad de un "conflicto destructivo susceptible de hacer saltar en pedazos el Estado etíope". (Télam)