internacionales

El presidente paraguayo Abdo Benítez admitió que hay una crisis moral en la lucha al contrabando

Por Agencia Télam

24-07-2019 05:45

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, admitió hoy ante un grupo de productores agrícolas que hay "una crisis moral" en el combate al contrabando, y prometió una lucha implacable al que es considerado el mayor flagelo de la economía local.

El sector agrícola paraguayo es uno de los más golpeados por el contrabando, principalmente con los productos procedentes de la Argentina, informó la agencia de noticias EFE.

Durante un discurso en el palacio de gobierno ante productores de tomate y banano, Abdo Benítez recordó que la fragilidad de los sistemas de control sobre el contrabando proviene de una "cultura arraigada por años".

Según el mandatario, se trata de una actividad que "lastima y destruye a la producción nacional", a la que se enfrentará durante los cuatro años que le quedan de gobierno.

"No voy a rendirme en los próximos cuatro años para debilitar a estos grupos que han destruido la moral de nuestra burocracia pública", agregó el mandatario, del conservador Partido Colorado.

El gobierno paraguayo desactivó hace dos meses el Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave), órgano de lucha contra el contrabando, al denunciarse un esquema de sobornos que motivó el encarcelamiento y la imputación de varios funcionarios, incluido su responsable, el general retirado Ramón Benítez.

Según la investigación, el personal del Detave implicado en los sobornos cobraba entre 1.000 y 10.000 dólares por liberar de los controles aduaneros a determinadas cargas. (Télam)