internacionales

El presidente electo de Bolivia rechazó protestas opositoras y llamó a vivir en paz

Por Agencia Télam

03-11-2020 07:00

El presidente electo de Bolivia, Luis Arce, afirmó hoy que las protestas de grupos opositores a su futuro Gobierno, que insisten en no reconocer su holgada victoria en las recientes elecciones, solo retrasarán la reactivación económica, al tiempo que los instó a vivir en paz.

"Las movilizaciones solo retrasan la reactivación, generación de empleos e ingresos", adujo en un comunicado de prensa de su oficina de campaña citado por medios locales y la agencia de noticias AFP.

Arce, quien asumirá el cargo el próximo domingo, acotó que "después de casi un año de crisis económica y social, es tiempo de reconstruir la patria" para "devolver la estabilidad a todas las y los bolivianos que merecen vivir en paz".

El mandatario electo, quien fuera ministro de Economía del presidente Evo Morales (2006-19), es criticado por grupos opositores por apoyar la decisión de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), de bajar el quórum legislativo para la toma de decisiones, como los ascensos de militares y policías y la designación de embajadores.

Los opositores, que realizan pequeños cortes de calles y avenidas en las ciudades de Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra desde la semana pasada, también rechazan los resultados de los comicios del pasado 18 de octubre, pese al abrumador triunfo con más del 55% de los votos en primera vuelta de Arce sobre el centrista Carlos Mesa.

Otra de las principales demandas es una auditoría de las elecciones por sospechas de fraude, aunque el Tribunal Supremo Electoral (TSE) descartó irregularidades y proclamó a Arce vencedor.

La presidenta interina, Jeanine Áñez, en la recta final de su año de gestión, expresó su apoyo a las manifestaciones de protesta de los opositores, entre ellas la de un cabildo o asamblea popular en Santa Cruz donde se llamó a resistir por la fuerza a la nueva administración.

"Arce ha ganado pero no podrá gobernar desde el abuso; a la vez, los organizadores del cabildo deben recordar -siempre- que la misión no es cuestionar democracia sino frenar los abusos del MAS", señaló la mandataria, quien en noviembre de 2019 reemplazó a Morales, que renunció y denunció un golpe de estado. (Télam)