internacionales

El presidente Duterte admite haber abusado de una empleada doméstica en su adolescencia

Por Agencia Télam

31-12-2018 07:30

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, admitió haber abusado de una empleada doméstica durante su adolescencia y confesárselo a un cura, una afirmación que fue relativizada hoy por la oficina de Comunicación de la Presidencia al expresar que en realidad fue el mandatario el abusado dos veces por clérigos católicos.

En un discurso centrado en su ira hacia la Iglesia Católica, una de las mayores barreras políticas que enfrenta en un país donde la mayoría de habitantes profesa esa religión, Duterte relató la confesión que hizo a un cura

"Fui al cuarto de la empleada doméstica y levanté las sábanas. Traté de tocar lo que estaba dentro de su bombacha", dijo el mandatario, citado por la oficina de Comunicación en su página web.

"Estaba tocándola, pero se despertó, así que abandoné la habitación", precisó, según el relato reproducido por la cadena de noticias CNN.

El sacerdote instó en ese momento a Duterte a rezar cinco Ave Marías porque iría "al infierno".

Aunque el mandatario suele hacer comentarios misóginos en público, es la primera vez que admite haber abusado de una mujer.

La reacción fue tal fuera del país que rápidamente el vocero presidencial, Salvador Panelo, intentó relativizar el relato y lo calificó como "una broma", según publicó el diario The New York Times.

Según Panelo, Duterte se sirvió de "una anécdota irrisoria para dramatizar" el problema real de abuso sexual que él mismo sufrió por parte de miembros de la Iglesia Católica a lo largo de su vida.

El vocero aclaró que, en realidad, fue el presidente quien fue abusado sexualmente por un cura en su juventud, al inscribirse en una escuela secundaria jesuita.

Panelo afirmó que el mandatario "inventó" la historia para acallar al cura que quería escuchar historias de adolescentes pecaminosos.

"A propósito, agregó la historia y la ensalzó con vulgaridad para ilustrar el comportamiento del cura que insistió en escuchar más pecados durante sus confesiones cuando no hubo ninguno", dijo.

Según el vocero presidencial, Duterte usó "un método poco ortodoxo y malicioso" para exponer y criticar "las prácticas hipócritas" de los religiosos.

En su relato, el presidente también contó casi al pasar que el sacerdote lo tocó durante la confesión, algo que dijo "pasa a todos los niños", según consignó la cadena CNN.

Conocido por su estilo prepotente y políticamente incorrecto, el presidente filipino ha llegado a llamar "hijo de puta" al ex presidente estadounidense Barack Obama y jactarse de haber ordenado al Ejército disparar a guerrilleras comunistas en los genitales.

Si bien son pocos los filipinos a los que sorprenden este tipo de declaraciones, sus comentarios críticos con la Iglesia Católica le han traído problemas con su electorado.

En junio pasado, Duterte prometió enmendar sus lazos con la comunidad católica del país después de llamar a Dios "estúpido" en un discurso, un insulto que antes había utilizado contra un grupo de obispos.

Como sucedió hoy, en ese momento su vocero presidencial, Harry Roque, también atribuyó los insultos y ataques de Duterte a la Iglesia y la fe Católicas a un abuso que el mandatario sufrió a manos de un sacerdote en la escuela secundaria. (Télam)