internacionales

El premier portugués se amiga con los médicos tras decir que eran unos cobardes

Por Agencia Télam

25-08-2020 02:00

El primer ministro portugués, António Costa, se reconcilió hoy con los médicos después del revuelo que levantó la filtración de un comentario privado hace dos días en el que calificaba de "cobardes" a estos profesionales sanitarios.

Costa mantuvo hoy una reunión con el presidente del Colegio de Médicos, Miguel Guimaraes, que había solicitado una audiencia urgente ante el "espíritu ofensivo" de su comentario, que hacía referencia a la reacción ante un brote de Covid-19 en una residencia de ancianos en la región de Alentejo.

"Espero que todos los malentendidos estén aclarados", dijo el primer ministro en declaraciones a periodistas tras una "conversación muy franca y útil" con Guimaraes, en la que aseguró que siente "aprecio" por los médicos, inform{o la agencia de noticias EFE.

En el mismo tono cordial, Guimaraes señaló que Costa le transmitió "de forma clara el respeto y la confianza que tiene por los médicos portugueses, lo que espera de ellos en esta época y siempre".

La tensión entre el primer ministro y los médicos se desató tras la filtración de un video de una conversación privada de Costa con periodistas del diario Expresso mantenida tras una entrevista, en la que habla sobre el brote detectado en Reguengos de Monsaraz, en Alentejo, que dejó 162 casos positivos y 18 muertos, 16 de ellos en la residencia de ancianos de la localidad, donde surgió el foco.

"El presidente de la ARS (Administración Regional de Salud) mandó para allá a los médicos para que hicieran lo que les correspondía y los tíos, cobardes, no lo hicieron", dice Costa en el video, de apenas siete segundos.

La actuación en la residencia de ancianos de Reguengos está siendo investigada por la Fiscalía y por la Inspección General de las Actividades de Salud.

Un informe del agrupamiento de centros de salud del Alentejo Central, al que pertenece la localidad, apuntó a que tuvieron que recurrir a efectivos de las Fuerzas Armadas ante la dificultad de movilizar a médicos para que atendiesen a los enfermos que no fueron trasladados al hospital de Évora.

El presidente del Colegio de Médicos asegura, no obstante, que los profesionales no se negaron a prestar servicio en la residencia de ancianos, sino que denunciaron la falta de condiciones.

La comisión de investigación del Colegio de Médicos también realizó un informe, que recoge duras críticas a la gestión del foco en la residencia, donde según este documento no se cumplían las orientaciones de la Dirección General de Salud.

Costa señaló en la entrevista con Expresso que el Colegio había excedido sus funciones y que estas asociaciones profesionales no existen para "fiscalizar al Estado".

En la misma entrevista, el primer ministro admitió que hubo errores en Reguengos, pero subrayó que la residencia es "de una fundación privada" y defendió que, cuando fue informado de la situación, "el Estado reaccionó inmediatamente".

(Télam)