internacionales

El ocio nocturno, en la mira de las autoridades sanitarias de España tras los últimos rebrotes

Por Agencia Télam

24-07-2020 03:15

El ocio nocturno está en el punto de mira de las autoridades sanitarias de España, que comenzaron a avanzar hoy nuevas medidas para mitigar el riesgo ante el repunte de casos de coronavirus por brotes vinculados con estas actividades y el caso omiso de los jóvenes a la recomendación a reducir la actividad social.

El Ministerio de Sanidad español reconoce que el país podría estar ante el inicio de una "segunda ola" de coronavirus, tras dos días consecutivos con casi un millar de contagios, y después de haber subido exponencialmente, hasta un 400%, los casos acumulados en dos semanas.

De acuerdo con los últimos datos, España registró hoy 922 positivos de Covid-19, frente a los 971 de la jornada previa, y sumó otros tres fallecidos que elevan el total a 28.429.

Aragón, con 298 casos; Cataluña con 133, y Madrid, con 107, vuelven a ser las regiones con más contagios.

Los expertos que asesoran al Gobierno del socialista Pedro Sánchez insisten en que los brotes de "mayor magnitud" entre los 281 activos están relacionados con ambientes de ocio nocturno y discotecas, así como trabajos de cierta vulnerabilidad, como el sector agrícola.

El primer gran foco vinculado al ocio nocturno fue en Magaluf, en la isla de Mallorca, por una fiesta de egresados, con más de 100 contagios, y más recientemente esta semana en la localidad murciana de Totana, por un brote en un pub que obligó al municipio a recuperar las medidas de restricción de la primera etapa de desconfinamiento.

En el norteño País Vasco la mayoría de rebrotes también tuvieron relación con fiestas de egresados y aglomeraciones de jóvenes en zonas de ocio de la costa del mar cantábrico, de ahí que las autoridades regionales fueron las primeras en restringir la actividad de los locales nocturnos, obligándolos a cerrar antes de la medianoche, entre otras medidas.

Mientras los contagios siguen en alza, ya son varios los Gobiernos regionales, entre ellos Castilla-La Mancha o Madrid que anunciaron planes para restringir el mundo de la noche, tanto limitando horarios y capacidad de bares, como implementando registros para poder rastrear a posibles contagios, y evitar así medidas más drásticas como el cierre de los establecimiento.

Cataluña, en cambio, directamente decidió paralizar durante 15 días la actividad de ocio nocturno, concretamente con el cierre de boliches, y salas de fiestas con espectáculos o conciertos. La medida también se amplía a casinos y salones de juego.

La restricción llega después de que las autoridades regionales contabilizaron 1.343 nuevos positivos de Covid-19 y 13 muertos, datos que superan los nacionales por incluir diagnósticos sobre test de anticuerpos.

Ante la "degradación" de los índices sanitarios en Cataluña, el primer ministro francés, Jean Castex, recomendó hoy "vivamente a los ciudadanos franceses que eviten viajar a ese territorio mientras no mejore la situación".

Desde que España dejó atrás el confinamiento y abrió sus fronteras hace un mes, la Costa Brava catalana recibió principalmente turista del sur de Francia, mientras los bares y boliches de Barcelona, conocida como la "capital de la fiesta del mediterráneo", recuperaron también gracias a ellos buena parte de su actividad.

No obstante, la última semana, luego de que el Gobierno catalán pidió el "autoconfinamiento" a casi 3 millones de persona en Barcelona y su área metropolitana y limitó la capacidad de los bares al 50% y las reuniones sociales a un máximo de 10 personas, se produjo una retracción en la actividad.

A pesar de ello, las autoridades consideran que muchísimos jóvenes hacen caso omiso de la recomendaciones, de ahí que tomaron medidas más restrictivas.

"Obligar a cerrar los bares o discotecas a la medianoche no resolverá el problema, lo que tienen que hacer es test diagnósticos de coronavirus en la frontera de Francia", dijo a Télam Omar Ben, el responsable de un local nocturno muy concurrido en la playas de Barcelona.

En la misma línea, Fred Guzzo, propietario de un local del barrio barcelonés del Born, apuntó que está de acuerdo con que se adopten medidas para "garantizar el rastreo" de contagios, pero que cerrar solo incentiva el "botellón", refiriéndose a las fiestas y aglomeraciones de jóvenes que beben en la calle.

"Señalan al ocio nocturno como el responsable, cuando estamos tomando todas medidas de seguridad y estamos a favor de seguir haciéndolo, ya que cerrar no es una opción", sentencia este DJ francés que lleva adelante un proyecto cultural multifacético, centrado en la música en vivo y el jazz.

(Télam)