internacionales

El movimiento de las sardinas italianas rechaza aliarse con el oficialista Partido Democrático

Por Agencia Télam

13-01-2020 09:00

El movimiento juvenil italiano conocido como las "sardinas", nacido en octubre como reacción al avance de la derecha que encabeza el ex vicepremier Matteo Salvini, rechazó aliarse con el oficialista Partido Democrático para trabajar en una reconstrucción de la centroizquierda.

"Todavía debemos entender qué significa hacer política apretados, entendernos nosotros", planteó uno de los líderes del movimiento juvenil, Mattia Santori, en declaraciones a la cadena Rai.

Santori es una de las caras visibles del grupo que nació con movilizaciones en plazas de ciudades universitarias del centro italiano, como Bologna, y luego se expandió por la península con una clara oposición al crecimiento en las encuestas de la Liga de Salvini.

"También el PD debe entender como presentarse a un proceso de reconstrucción de este tipo. Es muy pronto para nosotros presentarnos a un proceso de reconstrucción de la centroizquierda, porque nosotros debemos estructurarnos antes"; agregó Santori, de 32 años.

El PD atraviesa una fase de reconstrucción luego de la escisión del ex premier Matteo Renzi, que en septiembre se alejó de la fuerza para fundar su propio partido, Italia Viva, con el que busca capitalizar al electorado de centroizquierda.

Desde el 14 de noviembre, las "sardinas" hicieron varias concentraciones en diversas ciudades italianas y en diciembre convocaron a una multitud en Roma para buscar contrarrestar la posible victoria de la derecha en las elecciones regionales de Emilia-Romaña del próximo 26 de enero.

Las elecciones de Emilia-Romaña pueden marcar el fin de una hegemonía de la izquierda de casi 50 años, con la mayoría de las encuestas mostrando como posible ganadora a la candidata de la Liga, Lucia Borgonzoni.

La victoria de la Liga podría convertirse en un duro obstáculo para la permanencia del gobierno del PD y el Movimiento Cinco Estrellas, atravesado por una serie de crisis interna. (Télam)