internacionales

El Mediterráneo es la región del mundo más peligrosa para los migrantes, según la OIM

Por Agencia Télam

30-12-2018 06:00

La Organización Mundial de la Migración (OIM) informó hoy que en 2018 más de 4.500 personas murieron o desaparecieron intentando emigrar, una cifra mucho menor a la del año anterior, que, no obstante, prueba que el Mar Mediterráneo sigue siendo la región del mundo más peligrosa.

Según su informe que incluye casos hasta el 16 de diciembre, la mitad de los muertos de este año, 2.242 migrantes, se ahogaron en aguas de la cuenca mediterránea cuando intentaban llegar a Europa desde el Magreb y Medio Oriente.

De los 2.242 fallecidos en 2018, un total de 1.282 partieron de las costas libias y de Túnez, principalmente con destino a Sicilia, mientras que 793 salieron desde las costas de Marruecos y Argelia sobre todo con el objetivo de llegar a España y 167 perdieron la vida en el Mediterráneo Oriental, reprodujo la agencia de noticias EFE.

En total, los migrantes muertos en la zona central del Mediterráneo bajaron un 54; sin embargo, se triplicaron frente a las costas españolas.

Al mismo tiempo que la OIM difundía su informe anual en Ginebra, donde tiene su sede, en la zona central del Mediterráneo los barcos de las organizaciones humanitarias alemanas Sea Watch y Sea Eye seguían dando vueltas con 32 y 17 inmigrantes a bordo, respectivamente, a la espera que algún Estado europeo les autorice atracar en uno de sus puertos.

Hace nueve días el barco de Sea Watch rescató en el mar a 32 inmigrantes, entre ellos cuatro mujeres, tres menores sin acompañar, dos niños pequeños y un bebé, procedentes en su mayoría de Costa de Marfil, Nigeria y Libia.

Sea Eye, en tanto, rescató ayer a la mañana a 17 inmigrantes, el más joven de 17 años, que habían zarpado desde Libia a bordo de una pequeña embarcación de madera.

Los inmigrantes rescatados proceden de Mali, Nigeria, Camerún, Sudán, Sierra Leona, Costa de Marfil y Guinea y aseguran haber sufrido torturas y violencia en su travesía hacia Europa.

Después del Mar Mediterráneo, la otra región más peligrosa para los migrantes es el norte de África y la región subsahariana con 567 muertes y 545 desaparecidos.

En Latinoamérica, en tanto, el número de muertos en la frontera entre México y Estados Unidos creció de 348 en 2017 a 376 este año.

En el resto de la región, en cambio, el número de migrantes muertos descendió un 25 y se ubicó en 512 casos. Hace cuatro años que la cifra de fallecidos y desaparecidos supera el medio millar. (Télam)