internacionales

El incansable defensor de los DD.HH. paraguayo Domingo Laino avisa que la lucha continúa

Por Agencia Télam

15-11-2020 02:45

El histórico defensor de los derechos humanos en Paraguay Domingo Laino reclamó un compromiso urgente de las dirigencias de la región para "tumbar del poder a los cómplices nativos" de EEUU, cuya influencia y dominio volvió a denunciar, a sus 85 años, en un nuevo libro de su autoría.

El la obra, "La lucha continúa", que fue presentada esta semana de manera virtual, Laino recorre los momentos trascendentales de su vida política, analiza la actualidad de los dos principales partidos del Paraguay y cómo la corrupción ha permeado sus estructuras y las de la las instituciones de Gobierno.

En declaraciones a Télam, el dirigente -el primero que denunció la actividad coordinada de las dictaduras latinoamericanas en el Plan Cóndor en los años 70 y 80 del siglo pasado- calificó como "neostronista" al Gobierno de Mario Abdo Benítez, y admitió que el nombre del libro está referida a que "hoy, 2020, hay muchas lacras stronistas (por el exdictador Alfredo Stroessner) en Paraguay".

Laino dedica un capítulo completo de su obra a resaltar las figuras de los héroes de la independencia José Gaspar Rodríguez de Francia, más conocido como Doctor Francia y el mariscal Francisco Solano López, figuras que a su criterio deberían inspirar a una nueva generación de dirigentes políticos y sociales comprometidos con el país.

La patria contratista, la comunicación y las fake news también son objeto de minucioso análisis por parte del político e historiador liberal.

"Pero son seguramente dos investigaciones inéditas las que le dan a esta obra su verdadera magnitud; 'Imperialismo: ¿Es Paraguay la base regional de la CIA' y 'La patria sojera-marihuanera y la Masacre de Curuguaty'", adelantó la editorial Cerro Corá.

En la primera, Laino comparte detalles y características de las ampliaciones en sede de la Embajada de los Estados Unidos en Asunción y revela los verdaderos objetivos que se esconden detrás de la fastuosa obra que tiene un costo aproximado de 300 millones de dólares.

En la segunda, el autor vuelve a Curuguaty para develar la implicancias de Itamaraty (la cancillería brasileña) y la influyente comunidad del gigante sudamericano en Paraguay en la masacre que enlutó a 17 familias y le puso punto final a la presidencia de Fernando Lugo (2008-2012).

"En el final, Laino dedica un anexo a los negociados con insumos para combatir la pandemia de Covid-19. Se trata de un resumen necesario que permite dimensionar en su justa medida los niveles de corrupción a los que el país ha llegado", añade el anuncio de la editorial.

Impulsado en el diálogo con Télam a historiografiar el dominio de EEUU sobre Paraguay, recordó que "desde 1940, hace 80 años aproximadamente, cuando Paraguay recibe el primer préstamo estadounidense, inicia su buena conexión con EEUU que se profundiza a partir de 1954 con el gran cipayo Alfredo Stroessner".

"Entonces empiezan a flamear en Paraguay las banderas del anticomunismo, la seguridad nacional y el operativo Cóndor", lamento, y añadió: "con el Gobierno neostronista de Abdo, la situación se agrava con creces a raíz de la política de puertas abiertas y de sometimiento a los EEUU. Paraguay ya es la base de vigilancia y de eventual acción militar contra los países no alineados de la región".

Y en una reflexión sobre el tema pero que abarque a América Latina, analizó que "la etapa de terror y amistad con el imperio se consolidó fuertemente asociándose el gobierno con (Anastasio) Somoza en Nicaragua, (Rafael) Trujillo en República Dominicana, (Augusto) Pinochet en Chile, (Jorge) Videla en la Argentina, militares de Brasil y otros del mismo estilo de prácticas criminales".

Laino ha realizado numerosas publicaciones sobre la injusticia que a su entender encierra el tratado de la represa de Itaipú entre Paraguay y Brasil, y sobre la democracia y la historia de Paraguay.

Su lucha frontal contra la dictadura de Stroessner (1954-1989) lo empujó al exilio entre 1982 y 1987.

En 2003 fue elegido senador nacional para el periodo 2003-2008 por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), pero en general no alcanzó una buena relación con el ala derechista de esa histórica agrupación política. (Télam)