internacionales

El Gobierno de Etiopía dice que está en guerra con la región rebelde Tigré

Por Agencia Télam

05-11-2020 03:15

Etiopía está ahora "en guerra" contra la región disidente de Tigré, ubicada en el norte del país africano, donde el Gobierno del primer ministro y Premio Nobel de la Paz 2019, Abiy Ahmed, lanzó ayer una operación militar, indicó hoy el jefe adjunto del Estado Mayor.

"Nuestro país entró en una guerra que no había previsto. Esta guerra es vergonzosa, es insensata", declaró hoy -citado por la agencia de noticias AFP- el general Berhanu Jula, durante una conferencia de prensa en Adis Abeba.

"Nos esforzamos por hacer que la guerra no llegue al centro del país" y quede limitada a Tigré, añadió.

La tensión aumentó en los últimos días entre Adis Abeba y Tigré, que no reconoce la autoridad del Estado federal desde que se aplazaron las elecciones nacionales que deberían haberse llevado a cabo en agosto.

El primer ministro había ordenado ayer a los militares a enfrentarse al Gobierno regional de Tigré, después de acusar al Frente de Liberación del Pueblo de Tigré (TPLF), el partido que dirige esta región septentrional de Etiopía, de llevar a cabo un ataque mortal contra una base militar.

Abiy declaró que con ese ataque, Tigré “ha cruzado la última línea roja” después de meses de supuestas provocaciones.

En un discurso televisado, Abiy precisó que "fuerzas desleales" se enfrentaron contra el ejército en Mekele, la capital de Tigré, y en Dansha, una ciudad del oeste de la región.

El gobierno de Tigré declaró por su parte que los oficiales y los soldados del Comando Note del ejército etíope, con base en Mekele, "decidieron estar junto al pueblo de Tigré y del gobierno regional", agregó la agencia de noticias francesa.

El TPLF era la parte dominante de la coalición gobernante de Etiopía antes de que Abiy, primer dirigente perteneciente a la etnia oromo, la más importante del país, asumiera el cargo en 2018 y anunciara amplias reformas políticas que le valieron el Nobel el año pasado.

Sin embargo, esas reformas abrieron espacio para antiguos agravios étnicos y de otro tipo.

El TPLF, sintiéndose marginado, dejó la coalición el año pasado, aunque sigue siendo una fuerza militar fuerte.

Los líderes de Tigré rechazan la prolongación del mandato de los diputados por el parlamento federal -que terminaba en octubre- y decidieron realizar unilateralmente elecciones en su región en septiembre.

Desde entonces, cada campo considera al otro ilegítimo.

La región de Tigré acoge un importante contingente de las fuerzas armadas del país, herencia de la guerra que opuso en 1998-2000 Etiopía y Eritrea, en la frontera de Tigré, según el International Crisis Group (ICG), que advirtió sobre la posibilidad de un "conflicto destructivo susceptible de hacer saltar en pedazos el Estado etíope". (Télam)