internacionales

El Estado Islámico ataca una estación de gas en Siria y mata a al menos 17 personas

Por Agencia Télam

20-12-2019 03:30

El grupo radical islamista Estado Islámico (EI) mató a al menos 17 personas en un ataque a una estación de gas situada en la provincia siria de Homs, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De acuerdo con la G pro opositora, con sede en Londres pero con una red de informantes en Siria, el ataque del EI se produjo ayer a apenas 12 kilómetros de Al Hil, un importante campo de gas situado en el desierto de Homs.

En el atentado, que aún no fue reivindicado por el grupo yihadista, murieron 13 miembros de las fuerzas gubernamentales sirias y cuatro trabajadores de la estación, reportó la agencia de noticias Europa Press.

Si bien las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) anunciaron el pasado 23 de marzo la toma de Baghuz y la caída del llamado califato territorial del EI en Siria, el grupo radical islamista no ha cesado de atentar con frecuencia en distintos puntos del país, en especial en la provincia nororiental de Deir Ezzor, fronteriza con Irak.

En tanto, en la provincia de Idlib, el último bastión rebelde sirio ubicado en el noroeste del país, decenas de insurgentes y soldados gubernamentales murieron en combates terrestres, en un nuevo intento de avance del Ejército sirio hacia la capital regional.

Tras días de intensos bombardeos, las fuerzas gubernamentales arrebataron a las facciones rebeldes un número de ciudades y granjas en el sur de esa provincia, según indicó la agencia estatal SANA.

La agencia siria precisó que "un número de terroristas fueron abatidos o heridos como resultado de los choques", en referencia al Frente al Nusra, nombre de la antigua filial siria de Al Qaeda que forma parte ahora de la alianza islamista Organismo de Liberación de Levante, que controla casi todo Idlib.

Sin embargo, no brindó detalles sobre bajas en las filas de las tropas sirias.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, por su parte, señaló que en las últimas 24 horas murieron al menos 30 soldados sirios y de sus milicianos aliados, así como 51 combatientes del otro bando, entre rebeldes e yihadistas.

Las operaciones militares se reanudaron este jueves, tras un alto el fuego unilateral vigente desde el 31 de agosto, y desde entonces el Ejército sirio progresó 11 kilómetros cuadrados gracias al apoyo militar de Rusia, principal aliado de Damasco, reportó la agencia de noticias EFE.

Damasco comenzó una ofensiva contra Idlib el pasado 30 de abril con el objetivo de controlar el último territorio que escapa a su control en Siria y para expulsar al Organismo de Liberación del Levante.

Desde entonces, según la organización pro opositora, fallecieron al menos 1.315 civiles, entre ellos 335 niños. (Télam)