internacionales

El coronavirus avanza en Perú y sigue haciendo estragos en su economía

Por Agencia Télam

04-08-2020 09:00

El coronavirus en Perú, el séptimo país en todo el mundo y segundo en Latinoamérica con más casos, continúa profundizando la crisis sanitaria y la economía, y las autoridades alertaron hoy sobre la fuerte caída de la producción en el clave sector minero en medio de las restricciones de una cuarentena en busca de frenar el avance de la pandemia.

Con al menos 433.100 casos y 19.811 muertes, según el último balance oficial -publicado anoche-, Perú se sumió hoy en una nueva y grave crisis política, después de que el Congreso, de forma inesperada, le asestó un duro golpe al Gobierno del presidente Martín Vizcarra al negarle la confianza al primer ministro y forzar su renuncia a menos de tres semanas de su asunción.

En este contexto, el Ministerio de Energía y Minas de Perú -donde la minería es clave para su economía y sus exportaciones representan un 60%-, informó que la producción de cobre, oro y zinc cayó fuertemente en el primer semestre.

Perú es el segundo mayor productor mundial de cobre.

La cartera de Energía y Minas precisó en un comunicado que la producción de cobre se hundió un 20,4% entre enero y junio, frente a los 1,17 millones de toneladas del metal rojo que se produjo en el mismo periodo del año pasado, informó la agencia EFE.

En tanto, la producción de oro cayó un 34,7% en el primer semestre, comparado con los 68.389.220 gramos finos producidos en el mismo periodo del 2019.

Y la producción de zinc bajó un 23,7% en los primeros seis meses del año, frente a las 743.465 toneladas producidas entre enero y junio del año pasado.

El Gobierno peruano decretó desde mediados de marzo una cuarentena con restricciones para la actividad minera, que comenzó a normalizar gradualmente sus operaciones desde mayo

Ante el avance de la pandemia, prorrogó el estado de emergencia hasta fines de agosto y amplió la cuarentena a más de la mitad de las regiones del país, aunque sin afectar la actividad minera, donde unos 3.000 trabajadores contrajeron coronavirus. (Télam)