internacionales

El chavismo y el antichavismo compiten por el favor de las fuerzas armadas

Por Agencia Télam

27-01-2019 04:45

El antichavismo inició hoy una campaña destinada a reunir el reconocimiento de efectivos castrenses y policiales al mandatario interino de Venezuela designado por el parlamento, Juan Guaidó, mientras el presidente Nicolás Maduro anunció “los ejercicios militares más importantes” de la historia del país.

De ese modo, los dos grupos en pugna hicieron pública su competencia por el favor de las fuerzas armadas, consideradas decisivas para dirimir el conflicto de poderes que mantiene al país con dos presidentes, cada uno de ellos reconocido por diferentes sectores internos y externos.

Dirigentes y militantes antichavistas distribuyeron en unidades militares y policiales copias de la ley de amnistía sancionada hace dos semanas por la Asamblea Nacional (AN, parlamento) para beneficiar a funcionarios civiles y uniformados que desconozcan a Maduro.

En la mayoría de los casos, el documento fue roto o quemado por los uniformados, aunque también fue aceptado con discreción por algunos efectivos, informaron el diario caraqueño El Nacional y la agencia de noticias EFE.

En tanto, Maduro anunció que entre el 10 y el 15 de febrero próximo se efectuarán “los ejercicios militares más importantes de Venezuela” para “demostrar la capacidad técnica, operativa y moral” de las fuerzas armadas.

“Estamos iniciando una jornada que vamos a hacer día por día en batalla por la defensa de Venezuela y la verdad militar de Venezuela”, dijo el mandatario en el fuerte Paramacay, sede de la 41ra. Brigada Blindada, en Naguanagua, estado Carabobo, según consignó la televisora estatal VTV en su sitio web.

La AN -el único de los poderes públicos de Venezuela en manos del antichavismo- sancionó hace dos semanas una ley de amnistía destinada a beneficiar a funcionarios que “colaboren en la restitución del orden constitucional” del país, a quienes ofrece “todas las garantías de reinserción democrática”.

Lo hizo tras declarar que Maduro usurpa la Presidencia desde el 10 de este mes, cuando inició un nuevo mandato surgido de elecciones a las que el antichavismo y gran parte de la comunidad internacional desconocen por haberse realizado sin garantías de imparcialidad y sin la participación de la mayoría de la oposición al chavismo.

Ayer, el agregado militar a la embajada de Venezuela en Estados Unidos, coronel de la GNB José Luis Silva, abandonó su cargo y anunció en un video y en declaraciones periodísticas su respaldo a Guaidó.

“Lo interesante es que la disidencia manifiesta en las fuerzas armadas ha comenzado por la GNB”, opinó la presidenta de la G Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, Rocío San Miguel, en Twitter.

La experta recordó el pequeño alzamiento de un grupo de suboficiales de esa fuerza, sofocado rápidamente el lunes pasado, así como “los GN que se negaron a reprimir en diferentes ciudades”.

Desde la asunción de Maduro como presidente de Venezuela, en 2013, la GNB tuvo actuación protagónica en la represión de protestas callejeras opositoras.

Pero pese a la lealtad a Maduro ratificada en los últimos días por los altos mandos militares, el antichavismo busca capitalizar el descontento que campea en sectores de las fuerzas armadas por la crisis social y humanitaria que sufre el país, y por la cantidad creciente de uniformados presos por manifestar disidencias con el gobierno.

A fines de 2018 había 163 militares presos, de los cuales 116 fueron encarcelados en el curso de ese año, según un informe publicado por el diario digital Crónica Uno, que agregó que durante la gestión de Maduro fueron apresados 184 uniformados por motivos políticos, en tanto que en la de su antecesor, Hugo Chávez (1999-2013), solo fueron arrestados 31. (Télam)