internacionales

El chavismo admitió que el informe de Bachelet le puso presión en el diálogo de Barbados

Por Agencia Télam

10-07-2019 04:45

El informe de la U que denunció miles de ejecuciones extrajudiciales y cientos de prisiones arbitrarias en Venezuela “puede apurar” la negociación de una salida electoral en el diálogo que dirigentes chavistas y opositores llevan adelante en Barbados bajo el auspicio del gobierno de Noruega, admitieron hoy fuentes de la administración del presidente Nicolás Maduro.

Representantes de ambos sectores efectuaban hoy en Bridgetown, la capital de Barbados, la tercera jornada de la tercera ronda del diálogo iniciado en mayo en Oslo, en medio de un hermetismo casi absoluto y a la espera de un comunicado oficial del gobierno noruego, que no se pronunció ni ayer ni el lunes.

Los delegados conversaron estos días sobre una agenda de seis puntos relacionados con la posibilidad de celebrar elecciones presidenciales a más tardar en un año, normalizar el funcionamiento de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) y procurar el levantamiento de las sanciones económicas aplicadas por Estados Unidos y otros países, informaron fuentes de la negociación.

Los temas más avanzados eran el retorno de los legisladores chavistas a la AN, que tiene holgada mayoría opositora, y el cese de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) formada por el chavismo para neutralizar la labor del parlamento, según las fuentes.

En ese contexto, el informe que la alta comisionada de la U para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, hizo público la semana pasada “puede apurar” resultados en las negociaciones en Barbados, afirmó un funcionario no identificado de la cancillería de Maduro, citado por el diario digital Al Navío.

La fuente reconoció que, pese a las críticas públicas al documento hechas por Maduro y el canciller Jorge Arreaza, “lo dicho en el informe es cierto” e “incluso pudo ser peor”, y que tras la difusión de ese trabajo, la administración chavista “está sola”.

Sin información oficial sobre lo conversado en Bridgetown, hasta esta tarde los únicos pronunciamientos al respecto estuvieron a cargo de Maduro y el presidente interino designado por la AN, Juan Guaidó.

Maduro dijo el lunes que le habían reportado resultados “bastante auspiciosos” sobre la reanudación del diálogo y confirmó que la agenda se compone de seis puntos, aunque no los describió.

En tanto, Guaidó llamó ayer, en un video difundido por su oficina de prensa, a “vencer un enemigo más, la desesperanza”, y aceptó que dentro del antichavismo haya “dudas, naturales, que puede generar un proceso como el de Oslo”.

Por otra parte, el diálogo recibió el apoyo de Cuba, uno de los principales aliados internacionales del chavismo.

“Apoyamos iniciativa de diálogo en curso del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, basada en los principios del derecho internacional y en los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz”, escribió anoche el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en su cuenta de Twitter. (Télam)