internacionales

El alcalde de la ciudad colombiana de Medellín da positivo por coronavirus

Por Agencia Télam

28-07-2020 03:00

El intendente de la ciudad colombiana de Medellín, Daniel Quintero, anunció hoy que dio positivo por coronavirus, pero precisó que como es asintomático y tiene buena salud, cumplirá su aislamiento en un centro que adecuó con tecnología para continuar gobernando.

"El viernes en horas de la tarde, como cada ocho días lo hago, me realicé una prueba para el coronavirus. Esta prueba dio un resultado positivo con una baja carga viral, lo que hacía tener algunas dudas que obligaron a realizar una segunda prueba que ha resultado positiva", tuiteó Quintero.

En un mensaje de video publicado en su Twitter, el intendente explicó que no tiene "ningún síntoma como el 80% de las personas que son contagiadas" y reveló que había tomado la decisión de aislarse antes de su familia para no comprometer la recuperación de su hija Aleia, sometida en mayo a un trasplante de hígado.

Se trata del tercer caso detectado en el equipo de Gobierno de la capital del departamento occidental de Antioquia.

El primero fue el del secretario de Movilidad, Carlos Cadena, en marzo y el segundo fue informado la semana pasada por la secretaria de Cultura, Lina María Gaviria, actualmente en cuarentena.

Una situación similar se vive en el gabinete regional, ya que el pasado viernes fue el gobernador interino de Antioquia, Luis Fernando Suárez, quien informó que él y dos de sus secretarios contrajeron la enfermedad, tras participar de una reunión con una persona infectada.

En declaraciones a medios locales, Quintero precisó que los dos secretarios con los que mantuvo mayor contacto también estaban aislados al estar pendientes de los resultados de un nuevo examen, tras dar negativo en la primera prueba, reportó la agencia de noticias EFE.

Desde el inicio de su brote, Colombia registró 257.101 contagios y 8.777 muertes por Covid-19, siendo Antoquia el tercer departamento más afectado del país, con 26.117 infectados, por detrás de Bogotá (86.857) y Atlántico (49.037).

Sin embargo, en los primeros meses de la crisis sanitaria, Medellín, con cifras bajas de contagio y una apuesta decidida por la tecnología y el Big Data, estaba a la vanguardia a nivel nacional en la lucha contra la pandemia, lo que le permitió avanzar en la reactivación económica con la apertura escalonada de centros comerciales, museos y bibliotecas.

La ciudad se volvió un ejemplo por su gestión de la epidemia a través de la plataforma "Medellín Me Cuida", que recopila datos de los ciudadanos para hacer cercos epidemiológicos, y por la fabricación de respiradores para dotar las unidades de terapia intensiva.

Pero la situación dio un giro hace un par de semanas, con un notable aumento de los casos que elevó en más de un 75% la ocupación de las camas en cuidados intensivos en la localidad paisa.

Ante esta situación, Quintero decretó la alerta naranja en Medellín, implementó cuarentenas y toques de queda, además de pedir a los ciudadanos que viven con adultos mayores de usar tapabocas incluso en sus hogares.

"El riesgo de contagio, a pesar de las medidas de bioseguridad, aumenta a mayor número de contactos", manifestó Quintero al anunciar su contagio.

Según el último reporte, la urbe registró 14.738 infectados de Covid-19, de los cuales 3.879 se mantienen activos, y 208 fallecidos.

Esta fin de semana, el alcalde de Medellín generó una fuerte polémica en el país al solicitar a Cuba apoyo con "una brigada médica"; una petición que trascendió al debate en el campo político e ideológico.

Quintero contó el pasado domingo que había pedido a Estados Unidos y al Reino Unido vacunas para cuando estén aprobadas; a los Emiratos Árabes Unidos pruebas, y a España y a Cuba les solicitó personal médico para prepararse ante una posible falta de profesionales de la salud en las unidades de terapia intensiva de Medellín.

La Cancillería colombiana señaló ayer que solo el Gobierno nacional puede solicitar personal médico extranjero durante emergencias como la del coronavirus, zanjando la controversia.

(Télam)