internacionales

EEUU: Millones de votos por correo, un escrutinio de varios días y una creciente incertidumbre

Por Agencia Télam

26-09-2020 12:15

Tras las denuncias de fraude del presidente Donald Trump y de su negativa a garantizar un traspaso ordenado del poder si pierde, crece la incertidumbre en Estados Unidos por lo que podría pasar si se confirma un aumento importante en la participación por correo, todos esos votos no logran ser escrutados en la noche de la elección y hay una declaración de victoria prematura.

"¿Es posible que haya una crisis poselectoral? Sí. ¿Es probable?....No sabemos. Si supiéramos que todo dependerá de Florida o Pensilvania, podríamos ir ahí y ver quién y cómo está votando y preparar estimados. Pero tantos estados cambiaron sus reglas que no tenemos por dónde empezar", advirtió a Télam la directora del Departamento de Gobierno de la Universidad de Suffolk en Boston, la doctora Rachael Cobb.

La especialista en derecho y participación electoral se mostró convencida de que "la participación aumentará" en noviembre, no solo por el "aumento récord de participación que ya hubo en las primarias presidenciales", sino porque muchos estados ampliaron sus reglas para votar por correo o en persona por adelantado o flexibilizaron al menos sus requisitos, en parte por la pandemia que sigue golpeando al país con más de 7 millones de casos y más de 200.000 muertos.

Además de los cinco estados que ya tenían el voto por correo para todo su padrón -Colorado, Hawaii, Oregon, Utah y Washington-, California, Nevada, Nueva Jersey y Vermont anunciaron que enviarán boletas por correo a todos los votantes registrados. En los tres primeros estados, el Partido Republicano y la campaña de Trump llevó el tema a la Justicia, según la Conferencia nacional de legislaturas de los estados.

Algunos analistas identifican a Nevada como un posible estado oscilante, en donde los republicanos creen que pueden revertir la derrota presidencial de 2016.

Además, otros 10 estados enviarán formularios de manera universal para que se registren para votar en ausencia, otra modalidad de voto por correo.

Varios de estos distritos además incluirán una estampilla ya paga para los que deseen completarlo y enviarlo, entre ellos Iowa, otro posible estado oscilante, que podría ser uno de los que defina la elección presidencial.

Aún los estados que en sintonía con la Casa Blanca no cedieron a la presión de habilitar el voto por correo masivo o ampliar el voto en ausencia, sí extendieron el período de votación temprana, como Texas, donde hoy varias encuestas dan una muy pequeña ventaja a Trump y donde los votantes tendrán casi una semana más para votar antes del 3 de noviembre.

Los cambios, con mayor o menor magnitud, se registran en la mayoría del país y, dado que 32 de los 50 estados no permiten contar las boletas recibidas por correo o por votación anticipada hasta el día de la elección, la posibilidad de que los resultados finales a nivel nacional no se conozcan ese martes a la noche es una preocupación cada vez más grande.

"Definitivamente vemos que muchos nos están diciendo que preferirían votar por correo y, entre ellos, hay una tendencia mayor entre los demócratas y también un elemento geográfico", según los distritos donde las autoridades impulsan esta forma de votar, explicó el doctor Bradley Jones, investigador asociado de Pew Research Center, una organización líder en Estados Unidos sobre opinión pública en temas políticos y sociales.

"Hay mucha especulación sobre qué significará para el escrutinio en la noche de las elecciones. Es algo que tenemos que ver con mucho cuidado", agregó.

Mark Rozell, decano de la Escuela Schar de Política y Gobierno de la Universidad George Mason en Virginia, fue más contundente y pronosticó que lo más probable es que los resultados finales no se conozcan la noche del 3 de noviembre.

"Los votos por correo tardarán unos días en ser contados, quizás un poco más, no estamos seguro. No tuvimos este escenario antes", explicó el especialista en el sistema federal político y electoral estadounidense.

"Según encuestas, los que apoyan a Biden y los demócratas tienen mayor tendencia a usar tapabocas y a considerar votar por correo para no correr riesgos con la pandemia. Estadísticamente, es menos probable que los simpatizantes de Trump usen tapabocas en público y voten antes del día de la elección", explicó, vinculando pandemia y comicios.

"Por eso, es posible que los resultados de la noche electoral muestren que Trump gana en muchos lugares y luego, con el pasar de los días y el escrutinio de los votos por correo, esos márgenes se achiquen o hasta reviertan", concluyó.

Ninguno de los expertos citados cree que la posibilidad de un escrutinio más largo ponga en peligro la transparencia del proceso electoral: el Colegio Electoral se reúne recién un mes después de la elección para elegir al presidente y el vicepresidente, y los comicios en Estados Unidos "son tan hiper locales que es imposible manipular tantas ciudades y pueblos en simultáneo", aclaró Cobb.

Pero la incertidumbre y el temor a una posible crisis crecen porque nadie sabe cómo reaccionará Trump a un resultado parcial en la noche de las elecciones y, especialmente, si es uno que lo beneficia.

A este clima de dudas se suma la inédita cantidad de demandas judiciales que aún se dirimen en los tribunales de los estados y que podrían modificar las reglas electorales en las próximas cinco semanas o, más complicado aún, invalidar votos ya enviados por correo o emitidos de manera anticipada.

Todas las elecciones parecen ser históricas en el momento que suceden, pero el escenario actual de Estados Unidos alimenta como pocas veces un clima de incertidumbre: una pandemia, denuncias de un posible fraude por parte del Presidente y candidato a la reelección, múltiples batallas judiciales a contrarreloj por las reglas electorales en gran parte del país, y la ratificación en tiempo récord y a solo semanas de ir a las urnas de una jueza de la Corte Suprema que sellaría un sólida mayoría ultraconservadora como no existía hace casi un siglo. (Télam)