internacionales

Duras penas para tres yihadistas por el atentado en una universidad de Kenia con 148 muertos

Por Agencia Télam

03-07-2019 03:45

Un hombre fue condenado hoy a cadena perpetua y otros dos a 41 años de cárcel cada uno por el atentado perpetrado en 2015 por el grupo yihadista somalí Al Shabaab en la Universidad de Garissa en Kenia, que causó 148 muertos.

En una vista en el Tribunal Superior de Nairobi, el tanzano Rashid Charles Mberesero fue sentenciado a cadena perpetua y los kenianos Hassan Edin y Mohamed Abdi (alias Mohamed Ali Abikar) a 41 años de cárcel por haber planeado activamente el ataque junto a extremistas de Al Shabaab.

El juez instructor del caso, Francis Andayi, condenó a los tres hombres por delitos de conspiración para cometer un ataque extremista, comisión del ataque y ser miembros de Al Shabaab.

Durante el juicio, Andayi dijo que había considerado las muchas vidas de estudiantes indefensos, inocentes y vulnerables que se habían perdido en la masacre.

"En este caso, muchas vidas se perdieron y otros huyeron presas del pánico; habiendo considerado su atenuación, no hay nadie en el mundo que no conozca los efectos devastadores de las actividades terroristas", argumentó Andayi durante la audiencia.

La Fiscalía había pedido al tribunal que condenara a los acusados a 60 años de prisión por haber causado "múltiples muertes espantosas", informó el diario local The Star.

El pasado 19 de junio, el juez consideró, al declararlos culpables, que "conocían el complot y que formaron parte de los atacantes, ya que fueron arrestados (en 2015) mientras viajaban desde Garissa dos días después del ataque".

Un cuarto sospechoso, el keniano Sahal Diriy, alias Sahali Diriye Hussein, fue absuelto en la audiencia del 19 de junio ante la ausencia de pruebas circunstanciales, como decretó el magistrado, informó la agencia de noticias EFE.

Estas condenas son las primeras de una larga investigación desde que el 2 de abril de 2015 un comando extremista tomó el control del campus de la Universidad de Garissa (este del país), ciudad próxima a Somalia, durante 16 horas, ante la pasividad de las fuerzas de seguridad, que tardaron más de 12 en llegar a la zona.

Al menos 148 personas fueron asesinadas en este atentado, muchos de ellos estudiantes, por ser cristianos, y otras 79 resultaron heridas.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. (Télam)