internacionales

Duque defendió a la Policía tras las protestas en Bogotá que dejaron al menos ocho muertos

Por Agencia Télam

10-09-2020 06:15

El presidente de Colombia, Iván Duque, defendió hoy a la Policía y manifestó la necesidad de separar las acciones individuales y el comportamiento de toda una institución, luego de las protestas y disturbios que estallaron en Bogotá, que dejaron al menos ocho muertos y al menos 175 heridos, en contra de la brutalidad policial.

Luego de casi 12 horas de realizarse la reunión en el Puesto de Mando Unificado (PMU), que engloba a las Fuerzas Militares y a la Policía Nacional, Duque finalmente se refirió hoy a los hechos que se presentaron en la capital del país y, en específico, a la muerte de Javier Ordóñez, asesinado por dos policías que le aplicaron repetidas descartas eléctricas.

"Condenamos los hechos de violencia, condenamos los hechos doloroso que llevaron a la situación que vivió Javier Ordóñez, y urgimos para que se aclaren los hechos en los que murieron personas", manifestó el mandatario, citado por el diario local El Espectador.

El mandatario señaló también que la Fiscalía abrió la investigación con un fiscal delegado de derechos humanos y que ya hay en curso una investigación interna en la Policía.

Duque lamentó las muertes durante las protestas y acercó su solidaridad a la familia de Ordóñez, pero fue tajante en su rechazo a los actos de violencia y agresiones a la Fuerza Pública.

"Como Gobierno, tenemos claro que la Fuerza Pública de nuestro país ha sido heroica, trabajadora, que ha procurado siempre la excelencia, pero ha tenido momentos en los que algunos de sus miembros no guardan el honor del uniforme", expresó el mandatario.

El martes, Javier Ordóñez, un abogado de 46 años y padre de dos hijos, recibió al menos cinco descargas de varios segundos con un arma eléctrica paralizante portada por un policía.

En un video que se viralizó, quedó registrada la brutal detención a manos de dos uniformados, en los que se puede ver a Ordóñez, ya en el suelo, suplicándoles "ya, por favor, no más" en repetidas ocasiones.

Luego de recibir las descargas, fue conducido a un puesto policial y de ahí a una clínica donde falleció.

(Télam)