internacionales

Duque afirmó que Maduro convirtió a Venezuela en un santuario para terroristas y narcotraficantes

Por Agencia Télam

29-07-2019 01:30

El presidente de Colombia, Iván Duque, aseguró hoy que su par venezolano, Nicolás Maduro, convirtió a Venezuela en “un santuario para terroristas y narcotraficantes”, en respuesta a las declaraciones de solidaridad con los ex jefes guerrilleros Iván Márquez y Jesús Santrich, que desaparecieron de la escena pública.

"Cada vez se le asoman más las orejas al burro", dijo el presidente colombiano en referencia a Maduro, quien al cerrar ayer el Foro de San Pablo dijo que los ex jefes de las FARC serán “bienvenidos” en Venezuela cuando quieran.

“Lo que estamos viendo no solamente es que él (Maduro) ha albergado terroristas colombianos desde hace muchos años, sino que una vez más ratifica que Venezuela es un santuario para terroristas y narcotraficantes", agregó Duque, citado por el diario caraqueño El Universal.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores colombiano, Carlos Holmes Trujillo, rechazó de manera "tajante" la invitación del presidente Nicolás Maduro a los ex jefes guerrilleros y la consideró un "desafío a la comunidad democrática internacional" y "protección" hacia criminales.

Dirigiéndose hacia Maduro como "dictador", Holmes también rechazó lo que consideró "ataques" contra el presidente de Colombia, Iván Duque, y su antecesor, Álvaro Uribe.

Maduro dijo ayer que Márquez y Santrich, los alias de Luciano Marín Arango y Seuxis Pausias Hernández, respectivamente, "son bienvenidos a Venezuela y al Foro de Sao Paulo cuando quieran venir", así como Timochenko, Catatumbo y el grupo de las FARC, puesto que "son líderes de paz".

Igualmente, el presidente de Venezuela, le dijo a Uribe "ve a chantajear a la madre de Tarzán", en respuesta a sus comentarios sobre la supuesta presencia de Santrich en Caracas.

El Gobierno de Colombia actualmente está ofreciendo cerca de un millón de dólares por Santrich, quien es acusado del delito de narcotráfico luego de firmar el tratado de paz en 2016, delito por el que el gobierno estadounidense busca extraditarlo. (Télam)