internacionales

Desabastecimiento de gas en Bolivia por contagio masivo de coronavirus en una planta

Por Agencia Télam

29-07-2020 05:30

En plena pandemia en Bolivia, cientos de personas hicieron hoy extensas colas en la calle a la espera de gas licuado de petróleo (GLP), luego que la principal planta proveedora de las ciudades de La Paz y El Alto tuviera fallas en su distribución por un “contagio masivo” de coronavirus entre su personal.

“Se tomó conocimiento de la baja de producción y posterior desabastecimiento de GLP y en cumplimiento de sus atribuciones, se requirió la información a YPFB (empresa estatal) sobre la situación y ésta informó de una imposibilidad sobrevenida en la planta de Senkata, debido a un contagio masivo de Covid-19 en los operadores responsables del engarrafamiento”, comunicó la Agencia Nacional de Hidrocarburos, y replicó el diario Página Siete.

Asimismo, desde Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) aseguraron que se “normalizará paulatinamente” la distribución en las ciudades de La Paz y El Alto, que concentran a casi a dos millones de habitantes.

No obstante, desde el lunes, cuando los camiones dejaron de salir de la planta de Senkata, ubicada en El Alto, ciudad vecina de La Paz, los ciudadanos parecen haberse olvidado del riesgo de la pandemia de coronavirus, que en Bolivia supera los 72.300 contagios y los 2.700 fallecidos.

Aún pese a la frágil situación hospitalaria y las crecientes cifras de contagios, muchas personas recorrieron las calles para conseguir gas.

La desesperación generada a causa del desabastecimiento del hidrocarburo de uso doméstico es mayor en barrios sin conexión domiciliaria a gas natural, donde las aglomeraciones de personas con garrafas en mano son más extensas, o entre los dueños de pequeños puestos de comida al paso.

El malestar por la falta de GLP también se vio en la puerta de la planta, donde los ciudadanos bloquearon la entrada a la espera de algún camión.

En los últimos años y especialmente tras la nacionalización del recurso natural, Bolivia pasó de ser importador de gas licuado de petróleo a convertirse en el mayor exportador de GLP a los vecinos países de Paraguay y Perú, con el 94% del total de sus ventas externas, según una publicación de YPFB a principios de este año.

También se informó que en 2019, las ventas al exterior del combustible generaron 44,4 millones de dólares. (Télam)