internacionales

Cuba celebra un inusual 1 de Mayo desde casa por la crisis del coronavirus

Por Agencia Télam

01-05-2020 08:45

Cuba vivió hoy un 1 de Mayo radicalmente distinto, sin el tradicional desfile masivo celebrado desde 1959, debido a las restricciones impuestas por la crisis del coronavirus, que también dejaron sin concentraciones a otros países centroamericanos.

La célebre Plaza de la Revolución de La Habana permaneció este año vacía y el festejo se trasladó a los hogares y las redes sociales bajo la consigna #MiCasaEsMiPlaza, con una llamada oficial a que los cubanos entonaran a primera hora de la mañana el himno nacional en sus domicilios y colgaran en ventanas y balcones la bandera cubana, reportó la agencia de noticias EFE.

En tanto, las autoridades sanitarias de la isla caribeña informaron hoy de tres muertes por la Covid-19 que elevaron el número de muertos a 64 desde el comienzo del brote, mientras los casos positivos ascendieron a 1.537 tras sumarse 36 nuevos contagios.

Las manifestaciones por el Día del Trabajador también fueron anuladas en Guatemala, donde alrededor de 25 sindicalistas se reunieron hoy con distanciamiento social en el centro de la capital homónima para conmemorar la festividad pese al toque de queda impuesto por el gobierno.

"Simplemente es una actividad conmemorativa para hacer sentir nuestra voz y para que no se crea que los sindicatos no estamos", dijo a periodistas Adolfo Lacs, miembro de Sindicatos Globales de Guatemala.

La pandemia, que ya causó 599 casos y 16 fallecidos en el país, se convirtió también en una crisis económica que ha dejado sin empleo a unas 700.000 personas, según afirmó hoy el diputado guatemalteco Samuel Álvarez, de la agrupación política Semilla.

Según cifras oficiales, el 70% de los siete millones de guatemaltecos económicamente activos trabajan en la informalidad, por lo que muchos de ellos no pueden acatar el confinamiento y deben salir a diario en busca de ingresos; una situación que podría empeorar la crisis sanitaria en la nación centroamericana.

Una contexto similar experimenta El Salvador, donde según denunció el presidente Nayib Bukele se vieron a "miles de personas en las calles rompiendo la cuarentena".

"Algunos dicen que es porque no tienen que comer, y no dudo que en algunos casos sea verdad. Pero en la mayoría de casos es mentira, lo que en realidad los mueve (aunque no les guste que se los diga) es la codicia, la vanidad y la irresponsabilidad", manifestó el mandatario en un inusualmente largo mensaje en su cuenta oficial de Facebook.

Frente a la "oportunidad" de quedarse en casa y salvarse, los salvadoreños eligieron contagiarse y "contagiar a sus familias", afirmó Bukele, quien dijo que en unos días se verán las consecuencias al respecto.

"En unos días veremos los resultados de esto, y le pediremos a Dios que nos ayude. Pero no sé si nos ayudará, porque cuando nos dio la opción de escoger, escogimos la muerte", subrayó.

El Ejecutivo de Bukele ha detenido a 2.323 personas por supuestamente saltarse la cuarentena, pese a que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema le ha prohibido dicha práctica.

Desde la llegada de la Covid-19, El Salvador registró 424 casos y diez muertes.

En tanto, el coronavirus ha incrementado las desigualdades en Honduras, donde el cierre de los centros educativos y el confinamiento por la enfermedad hizo que al menos la mitad de los 2,9 millones de alumnos del país no reciba clases, principalmente los del área rural, por no disponer de conectividad ni computadoras para continuar la educación a distancia.

De momento, el país registró 804 contagios y 75 muertes por la pandemia.

En Haití, donde el brote causó ocho decesos y 81 casos confirmados y otros 827 sospechosos, el presidente Jovenel Moise destacó hoy la importancia de respetar las medidas anticrisis porque la Covid-19 "está empezando a matar silenciosa y secretamente" en el país.

"El coronavirus ha asestado un terrible golpe al mundo del trabajo. Pero, si seguimos las instrucciones, volveremos, sanos y salvos, a trabajar pronto", afirmó.

Distinto fue el discurso dado por la primera dama y vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, quien afirmó hoy que la pandemia de Covid-19 “exhibe la realidad” de países que calificó como “reinos de mentira”, debido a los efectos que sufren a causa del brote.

“El coronavirus ha exhibido, y sigue exhibiendo, la irrealidad de lo que nos quieren vender como paraísos, quieren vender como paraísos sistemas injustos, frágiles socialmente, esos reinos de mentira, todos han sido expuestos, la verdad ha sido expuesta ante nosotros”, dijo Murillo,en su alocución diaria.

En la víspera, el presidente Daniel Ortega había presumido de que Nicaragua solamente reporta 14 casos de Covid-19, que también dejó cuatro muertos, pese a no seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar la propagación del nuevo coronavirus, contrario a los países más desarrollados, donde la pandemia provocó decenas de miles de fallecidos.

El gobierno de Ortega fue criticado por opositores, médicos y científicos por la escasa y confusa información que brinda sobre la pandemia en Nicaragua, que hace ver al país centroamericano como un caso único en el mundo por no sufrir el impacto de la enfermedad pese a ir contra las normas internacionales de sanidad. (Télam)