internacionales

Crecen la indignación y los pedidos de cambio mientras Líbano investiga la explosión en Beirut

Por Agencia Télam

06-08-2020 11:15

Uno de los funcionarios que quedó en el ojo de la tormenta por la calamitosa detonación que devastó parte de Beirut rechazó hoy su responsabilidad por la presencia de explosivos en el puerto, mientras que el visitante presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió que el Líbano "se seguirá hundiendo" si no acomete reformas profundas.

El estallido de hace dos días, que parece haber sido causado por un incendio accidental que alcanzó un depósito con 2.700 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de la capital del Líbano, provocó gran destrucción en el centro de la ciudad, mató al menos a 135 personas e hirió a más de 5.000.

Además de coincidir con la mayor crisis económica del país en décadas, la explosión amenaza con agravar el brote nacional de coronavirus, ya que miles de personas tuvieron que ser internadas y cientos de miles más tuvieron que irse a las casas de parientes o amigos porque las suyas quedaron destruidas, lo que multiplica el riesgo de exposición al nuevo coronavirus.

Macron llegó hoy al país en medio de extendidas promesas de ayuda internacional, aunque no estaba claro cuánto apoyo estará dispuesto a dar el mundo a un Gobierno que los propios libaneses deploran por corrupto y disfuncional. Antes de la pandemia, millones de libaneses protestaron en las calles durante meses contra toda la clase política por la crisis económica.

Macron, quien vio la devastación del puerto y se reunión con autoridades libanesas, dijo que la visita era "una oportunidad para tener un diálogo franco y desafiante con las autoridades políticas y las instituciones" del país árabe, un ex protectorado de Francia.

El mandatario europeo dijo que su país trabajará para coordinar la llegada de ayuda, pero advirtió que "si no se hacen reformas, el Líbano se seguirá hundiendo", informó la cadena BBC.

Más tarde, al visitar uno de los barrios más afectados, una multitud enardecida ventiló su indignación contra todos los partidos políticos del Líbano, incluyendo Hezbollah, cantando "revolución" y "el pueblo quiere derribar el régimen", eslóganes de las protestas del año pasado.

Macron dijo que no estaba en el Líbano para respaldar al "régimen" y prometió que la ayuda de Francia no caerá "en las manos de la corrupción".

El jefe de la Administración de Aduanas del Líbano, Badri Daher, confirmó hoy en una entrevista con el canal LBC TV que habían enviado cinco o seis cartas en los últimos años a la Justicia para que sacaran el nitrato de amonio del puerto, que estaba allí desde 2013 tras ser confiscado a un barco de Georgia.

Daher dijo que todo lo que podía hacer él era alertar a las autoridades de la presencia de materiales peligrosos, y que incluso eso era una tarea que no le correspondía ni a él ni a sus predecesores.

Las pérdidas por la explosión se estiman en entre 10.000 y 15.000 millones de dólares, y 300.000 personas quedaron sin hogar, dijo hoy al gobernador de Beirut, Marwan Abud, a un canal de TV.

La explosión al parecer se produjo luego de un incendio en un depósito cercano donde presuntamente se almacenaban fuegos artificiales, aunque Daher dijo que no sabía que hubiera fuegos artificiales en el puerto.

El Gobierno ha ordenado una investigación y prometido compensaciones para las víctimas o sus familiares.

Autoridades sanitarias dijeron hoy que esperan que los casos de coronavirus aumenten en los próximos 10 a 15 días debido a la sobrecarga de los hospitales.

El país ha registrado más de 5.400 casos del virus y 68 muertes desde febrero. (Télam)