internacionales

Confirman que la abogada rusa que se reunió con Trump Jr tiene lazos con Moscú

Por Agencia Télam

08-01-2019 11:15

Natalia Veselnitskaya, la abogada rusa con la que se reunió en secreto el hijo mayor del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en la campaña electoral de 2016, tiene vínculos con importantes funcionarios del gobierno ruso, informó hoy en un procesamiento por otra causa la Fiscalía para el distrito sur de Nueva York.

El ministerio público llegó a esta conclusión al imputar a Veselnitskaya por mentir a la Justicia estadounidense en una investigación por un caso de evasión fiscal en Rusia, informó la agencia de noticias Efe.

Según la acusación estadounidense, la abogada de 43 años "fabricó pruebas" que exculpaban a sus clientes en colaboración con un fiscal ruso y fingió que habían sido producidas independientemente por el gobierno de Moscú.

Veselnitskaya, que se enfrenta a un máximo de 10 años de cárcel si es condenada, es más conocida por la reunión que mantuvo en junio de 2016 con el hijo de Trump, el yerno Jared Kushner y su entonces jefe de campaña, el hoy condenado Paul Manafort, en la Torre Trump, el bunker electoral que utilizaron hasta los comicios.

Aunque el hijo mayor del mandatario admitió haber participado del encuentro ante una comisión del Senado en el marco de una investigación sobre la presunta injerencia rusa en las últimas elecciones presidenciales, sostuvo, sin embargo, que fue improductivo.

Según explicó a los investigadores, tuvo dudas al principio al escuchar que Veselnitskaya tenía información que podía dañar a Clinton, pero expresó que siempre tuvo la intención de consultar a sus abogados sobre el uso de dicha información.

"Teniendo en cuenta que podían tener información sobre la salud, el carácter o las calificaciones de una candidata presidencial, creí que al menos debía escucharlos", enfatizó.

No obstante, señaló que después quedó "claro" que la abogada rusa no sabía nada, sino que fue un "pretexto" para abordar un asunto que a ella le interesaba, la adopción en Estados Unidos de niños rusos, una política que el presidente Barack Obama había frenado como parte de las sanciones impuestas a Moscú.

La reunión entre la abogada rusa y el círculo íntimo de Trump durante la campaña de 2016 forma parte de la investigación que realiza actualmente el fiscal especial Robert Mueller y el FBI sobre un posible complot entre el equipo del republicano y el gobierno ruso para perjudicar a Clinton y garantizar la victoria en las urnas del magnate. (Télam)