internacionales

Con amenazas, EEUU le impone un acuerdo de asilo de inmigrantes a Guatemala

Por Agencia Télam

26-07-2019 07:00

Bajo amenaza de sanciones que podían devastar su economía, Guatemala firmó hoy un acuerdo que le impuso Estados Unidos por el que el país centroamericano se convertirá en "tercer país seguro" para los migrantes que buscan asilo, lo que ayudará a frenar la ola de inmigración hacia la potencia norteamericana.

Por este acuerdo, los migrantes centroamericanos (en su mayoría de El Salvador y Honduras) que lleguen a Guatemala en camino hacia Estados Unidos deberán solicitar asilo en ese país latinoamericano y no en la frontera estadounidense.

"Hemos estado tratando con esto durante mucho años con Guatemala y otros países. Ahora estamos en un punto en el que nos llevamos bien y que hacen lo que les pedimos que hagan", dijo Trump en la Casa Blanca, luego de una ceremonia organizada para la firma del convenio.

Antes, en la cuenta de Twitter de la Casa Blanca, el Ejecutivo solo había anunciado formalmente que "Estados Unidos y Guatemala han alcanzado un acuerdo sobre asilo".

El entendimiento fue firmado en el Despacho Oval de la Casa Blanca por el ministro de Gobernación de Guatemala, Enrique Degenhart, y su homólogo estadounidense, Kevin McAleenan.

Pero Trump no quiso perder protagonismo y se presentó inesperadamente en la sala en el mismo momento en que los funcionarios estampaban sus firmas. Se quedó de pie, a las espaldas del representante guatemalteco, a quien sólo dejo de observar cuando dejó inmóvil su lapicera.

Una hora después de la firma del acuerdo, ni en Estados Unidos ni en Guatemala se había difundido la letra del tratado, pero la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, escribió en Twitter que se trata de un convenio para convertir a la nación centroamericana en un "tercer país seguro" para los migrantes que buscan asilo.

El concepto de "tercer país seguro" fue ideado para reasentar a los refugiados en un tercer país que ha acordado admitirles y otorgarles residencia permanente, una solución duradera que implica la reubicación de refugiados.

En este caso, solicitantes de asilo serán acogido en Guatemala mientras se resuelven sus procesos en la potencia norteamericana.

Trump, quien lleva meses presionando a Guatemala para lograr este acuerdo, amenazó el pasado miércoles con imponer aranceles y otras sanciones económicas si el país centroamericano no aceptaba su propuesta.

Dijo que le impondría a Guatemala "aranceles, vetos e impuestos a las remesas" debido a que el país latinoamericano "decidió romper" el acuerdo migratorio que tenía con Washington, lo que en su momento frustró también una reunión que había sido programada con su colega Jimmy Morales.

"Guatemala, que ha estado formando caravanas y enviando grandes cantidades de gente a Estados Unidos, algunos de ellos con antecedentes criminales, ha decidido romper el acuerdo que tenían con nosotros para la firma del necesario Acuerdo de Tercer País Seguro", añadió entonces el magnate en su cuenta de Twitter.

A su turno, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, hizo una declaración pública para referirse al acuerdo.

"Por medio de las negociaciones también se evitan sanciones drásticas para Guatemala, muchas de ellas orientadas a golpear fuertemente la economía, como gravámenes a las remesas que diariamente envían nuestro hermanos, así como la imposición de aranceles a nuestros productos de exportación y restricciones migratorias", explicó Morales a través de las redes sociales.

Hace dos semanas, la Corte de Constitucionalidad de Guatemala concedió un amparo provisional para que ese país no se convierta en un tercer país seguro para los migrantes, pero tras las amenazas de Trump. Morales presentó un recurso con la esperanza de revertir ese fallo. (Télam)