internacionales

Cadena perpetua para un estudiante argelino por un atentado frustrado en París

Por Agencia Télam

05-11-2020 06:00

Un estudiante argelino fue condenado hoy a cadena perpetua por un tribunal de París que lo declaró culpable de planear un atentado contra una iglesia de Villejuif, al sur de la capital francesa, y de haber cometido el asesinato de una joven en abril de 2015.

El tribunal se pronunció así cinco años después de los hechos y de que Sid-Ahmed Ghlam, de 29 años, se reconociera culpable de todas las acusaciones, entre ellas de asesinato, en relación con el grupo yihadista Estado Islámico (EI)

Su pena está acompañada de un período de obligado cumplimiento mínimo de 22 años y de una prohibición definitiva de estancia en el territorio francés al término de su pena

El acusado expresó por primera vez remordimientos. "Lamento amargamente", dijo. Sin embargo, siempre negó el asesinato de Aurélie Châtelain, una profesora de aerobic de 32 años.

"Hemos llegado al final de lo que se podía hacer por Aurélie (Châtelain)", declaró Marie-Evelyne Bantegnie, madre de la joven asesinada, tras el anuncio del veredicto, informó la agencia AFP. "No nos la devolverá, pero es lo que se esperaba de la justicia", agregó llorando.

Sid-Ahmed Ghlam, estudiante de electrónica, estaba fichado por sospechas de radicalización islamista.

Fue arrestado en abril de 2015 de manera fortuita, después de llamar él mismo a los servicios de urgencia porque estaba herido de bala.

Los policías sospecharon desde el principio de la versión de este hombre, que contaba que se había disparado accidentalmente cuando trataba de desembarazarse de las muchas armas que tenía lanzándolas desde un puente del río Sena.

Los agentes encontraron en su coche y su domicilio un arsenal formado por cuatro fusiles kalashnikov, pistolas y abundante munición, además de chalecos antibalas, 2.000 euros en efectivo y material informático.

Además, hallaron textos manuscritos "con objetivos potenciales" para la comisión de atentados y otros en árabe sobre Al Qaeda y el EI.

Fue acusado de intentar atacar el 19 de abril de 2015 una iglesia de Villejuif a la hora de la misa dominical, tres meses después de los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo, y un supermercado judío, aunque él asegura que renunció por voluntad propia al proyecto y que por ello se disparó voluntariamente en la pierna.

Aunque el argelino confirmó un proyecto de atentado contra una iglesia en nombre del EI, aseguró a los investigadores que se trataba solamente de "asustar" a los feligreses.

Asimismo, rechazó durante el proceso haber asesinado Châtelain, madre de una niña de cuatro años, que fue abatida en el garaje donde preparaba el golpe. Sostiene que la mujer fue asesinada accidentalmente por un cómplice, del que el Tribunal no ha encontrado pruebas de su existencia.

En el banquillo había otros tres hombres acusados de complicidad que fueron condenados a penas de 30, 25 y 15 años de prisión. (Télam)