internacionales

Cadena perpetua en Filipinas para acusados de la mayor matanza de periodistas de la historia

Por Agencia Télam

19-12-2019 12:00

Tres de los principales acusados por la masacre de Ampatuan, la mayor matanza de periodistas de la historia ocurrida en Filipinas en 2009, fueron condenados hoy a cadena perpetua tras un juicio que duró diez años.

Los hermanos Andal Jr Ampatuan y Zaldy Ampatuan, y su familiar cercano Anwar Ampatuan, fueron condenados de por vida o hasta 40 años tras ser declarados culpables de 57 delitos de asesinato por su participación en la masacre, en la que murieron 58 personas, 32 de ellas periodistas.

Sin embargo, el tercer hermano Ampatuan, Sajid, fue absuelto por falta de pruebas sobre su implicación a la hora de urdir el plan para acometer el episodio más sangriento de violencia electoral en Filipinas, citaron las agencias de noticias EFE y DPA.

El 23 de noviembre de 2009, los periodistas se unieron al tren de familiares y partidarios que iban a acompañar a Esmael "Toto" Mangudadatu a presentar su candidatura a gobernador de la provincia de Maguindanao, puesto tradicionalmente controlado por el poderoso clan de los Ampatuan y que esas elecciones se disputaría con Andal Jr, primogénito Andal Sr Ampatuan, patriarca del clan y ex gobernador.

El tren -en el que no viajó Mangudadatu pero sí su esposa, padres y hermana- nunca llegó a su destino porque todos ellos fueron secuestrados, asesinados y enterrados en una fosa común por unos 200 hombres al servicio de los Ampatuan -incluidos policías y soldados- en la ciudad del mismo nombre.

Dos testigos clave situaron a Andar Jr en la escena del crimen como uno de los autores materiales.

Entre la lista inicial de acusados también figuraba el patriarca del clan, Andal Sr, que falleció en 2015 antes de ser juzgado.

Antes de la lectura del fallo, familiares de las víctimas se mostraron confiados en que habría una sentencia condenatoria para los 101 acusados en este caso, considerado en Filipinas como "el juicio de la década".

De los 197 sospechosos iniciales, 117 fueron arrestados y 101 estaban pendientes de condena tras el juicio por el que han pasado 357 testigos, mientras que los otros 80 nunca fueron imputados. (Télam)