internacionales

Brasil parece dar marcha atrás con la chance de mudar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén

Por Agencia Télam

29-01-2019 04:15

La eventual mudanza de la embajada de Brasil en Israel a Jerusalén, anticipada por el presidente Jair Bolsonaro, quedó hoy en suspenso luego de que el vicepresidente en ejercicio del Poder Ejecutivo, Hamilton Mourao, dijera al embajador de Palestina en Brasilia, Ibrahim Mohamed Alzeben, que la representación brasileña permanecerá en Tel Aviv.

El general Mourao se reunió anoche con el embajador Alzeben, y le comunicó que “por ahora” la decisión de Brasil es mantener su sede diplomática en Tel Aviv.

"Esperamos que (la transferencia a Jerusalén) no suceda, porque eso puede ser dañino para israelíes, para palestinos, para Brasil, para el mundo entero, para la paz", explicó Alzeben, según la estatal agencia Brasil.

Ante los periodistas, Mourao señaló: "La respuesta que les di a ellos es una respuesta de estado, ¿no? El Estado brasileño, por ahora, no está pensando en ningún traslado de embajada".

La declaración aparece como un mensaje contradictorio del Ejecutivo de Bolsonaro sobre el tema, porque en noviembre, poco después de ganar las elecciones, el ahora mandatario había dicho que copiaría la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de llevar la embajada a Jerusalén.

Fue todavía más allá, al afirmar que el edificio que alberga la embajada de Palestina en Brasilia desde febrero de 2016, no tenía razón de ser porque Palestina no era un Estado, aunque está reconocido por la U.

Pero después, ante las quejas de algunos de sus aliados y de exportadores de carne a los países árabes, afirmó que la mudanza de la representación de Brasil en Israel "no está decidido aún".

Y cuando estuvo en Brasil el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo haber recibido de Bolsonaro la garantía de que la mudanza se haría.

Desde hace décadas Jerusalén está en el centro de enfrentamientos y disputas entre palestinos e israelíes, porque los dos grupos reivindican el lugar como sagrado.

En general, los países consideran a Tel Aviv, y no a Jerusalén, como la capital administrativa de Israel, donde quedan las representaciones diplomáticas internacionales.

Después del anuncio de Estados Unidos de que llevaría su embajada a Jerusalén, se acoplaron a esa decisión Guatemala y Rumania, y deslizaron la chance de hacerlo Paraguay y Honduras. (Télam)