internacionales

Bolivia y Venezuela rechazan aplicar la Carta Democrática contra Nicaragua por orden del imperio

Por Agencia Télam

28-12-2018 08:00

Bolivia y Venezuela rechazaron hoy la intención de la Organización de Estados Americanos (OEA) de aplicar la Carta Democrática contra Nicaragua, en un proceso abierto ayer, y denunciaron que se trata de una "intromisión" que obedecería a los intereses de Estados Unidos.

"Rechazamos que, por instrucción del imperio, y con intenciones golpistas, la OEA pretenda aplicar la Carta Democrática a Nicaragua", advirtió el presidente boliviano, Evo Morales, en su cuenta oficial de Twitter.

Morales pidió a la OEA "dejar (la) intromisión y respetar la soberanía de Nicaragua" porque "no se puede ir contra la autodeterminación de los pueblos", según cita la agencia DPA.

En el mismo sentido, el Ministerio de Exteriores de Venezuela emitió hoy un comunicado en el que "rechaza categóricamente la írrita decisión del secretario general de la OEA al pretender iniciar la aplicación tendenciosa de la Carta Democrática Interamericana al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la República de Nicaragua".

"El impresentable Luis Almagro evidencia una vez más su servilismo a los intereses de la política exterior estadounidense, así como la obsesiva instrumentalización de la Organización de Estados Americanos contra legítimos gobiernos populares", agregó el documento de la Cancillería venezolana, citado por las agencias EFE y DPA.

Para Venezuela, "esta nueva maniobra imperialista, bajo fachada multilateral, contra la voluntad del pueblo nicaragüense demuestra la ideologización de la política regional en el seno de la OEA, a la vez que expresa el absoluto y definitivo fracaso de esta organización para los pueblos de América Latina y el Caribe".

Además, el gobierno de Nicolás Maduro ratificó su "respaldo irrestricto" al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y a su mujer y vicepresidenta, Rodario Murillo, al tiempo que ha reiterado "los estrechos lazos de fraternidad y solidaridad" entre ambos países.

El Consejo Permanente de la OEA se reunió ayer en Washington en sesión extraordinariaa para abordar la situación de los Derechos Humanos en Nicaragua, donde más de 300 personas han muerto y miles han sido detenidas por la represión de las protestas que estallaron en abril contra el gobierno del ex ex comandante sandinista Daniel Ortega.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, anunció sobre el final de ese encuentro que se empezaría a aplicar la Carta Democrática contra Nicaragua, lo que podría llevar a la suspensión del país como miembro de la organización regional.

"La solución a la falta de democracia y de Derechos Humanos en Nicaragua es un asunto de la región entera", argumentó el ex canciller uruguayo.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), enviado por la OEA y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), determinó que Ortega debería ser investigado por crímenes de lesa humanidad porque la mayoría de las muertes son por el accionar de la Policía y grupos paraestatales dirigidos desde el gobierno.

Bolivia y Venezuela son de los pocos aliados regionales con los que cuenta Ortega. A Morales y Maduro se suma el presidente Cuba, Miguel Díaz-Canel, aunque todavía no ha reaccionado a la última decisión de la OEA sobre Nicaragua. (Télam)