internacionales

Bolivia: Conflicto con México entró en Impasse

Por Agencia ANSA

01-01-2020 03:00

CIUDAD DE MEXICO, 1 ENE - El conflicto diplomático entre México y Bolivia entró en un "impasse" luego del regreso de la embajadora mexicana en La Paz, María Teresa Mercado, declarada "persona non grata" por el gobierno interino de la presidenta Jeanine Añez.

Tras su arribo el martes a la capital, Mercado eludió a los reporteros en el aeropuerto y luego se supo que se entrevistó con el vicecanciller Maximiliano Reyes, donde habrían hablado sobre detalles de la situación que se vive en Bolivia.

La salida de la diplomática ocurrió tras varios días de hostigamiento de casi un centenar de elementos de seguridad en torno a la residencia de la embajada mexicana, que aloja a 9 ex colaboradores del presidente renunciante Evo Morales, entre ellos tres ex ministros.

A través de Twitter, la Cancillería señaló que "el subsecretario Maximiliano Reyes recibió a la embajadora Mercado en la Ciudad de México, donde mantuvieron un encuentro para conocer de viva voz los últimos acontecimientos en Bolivia".

La Cancillería reiteró "su estrategia de defensa del derecho internacional y diálogo diplomático" en el caso de Bolivia, al dar cuenta de esta reunión.

Además de Mercado, fueron expulsados diplomáticos españoles involucrados en un confuso incidente cuando acudieron supuestamente a saludar a Mercado, acompañados de hombres con el rostro cubierto que serían sus guardaespaldas.

Según el gobierno boliviano, pretendían sacar de la sede al ex ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

Tras el anuncio de la expulsión de la embajadora, el canciller Marcelo Ebrard elogió su "valiosa actuación" por cumplir "cabalmente" sus funciones de representar a México y defender las causas "a favor del asilo y la paz".

Ebrard dijo que la expulsión fue "de carácter político", pero rechazó que México tenga intenciones de romper relaciones diplomáticas con Bolivia, indicando que la representación quedó en manos de la consejera Ana Vallejo.

Los asilados en la residencia de la embajada son acusados de "sedición y terrorismo" por su supuesta responsabilidad en las protestas reprimidas tras la dimisión y salida de Bolivia de Morales, asilado un mes en México y actualmente en Argentina.

Los expertos consideran que el conflicto diplomático se salió innecesariamente de control y México quedó con "una mala imagen ante América Latina", como afirmó Adolfo Laborde, de la Universidad Anáhuac.

"Vemos a dos naciones que no apuestan por el diálogo, sino que mantienen una posición de orgullo a la espera de lo que diga el otro", indicó.

Por su parte Raúl Benítez, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, consideró que "a ninguno de los dos le conviene que la crisis escale, por lo que deben buscar contactos a nivel cancillería para alcanzar el diálogo".

"Lo primero que deben hacer es dejar de agredirse.

El gobierno mexicano debe reconocer que en Bolivia habrá un proceso electoral y no le conviene romper relaciones, debe esperar a que se instale un gobierno más legítimo, y al gobierno de Bolivia no le conviene seguir peleando", afirmó.

"El orgullo nacional no les dejará nada bueno, es necesario buscar el diálogo, el acercamiento entre pares", expuso.

Javier Urbano, de la Universidad Iberoamericana, señaló que la crisis México-Bolivia responde más a situaciones internas de cada país y en el caso de la presidenta Añez, "quiere justificarse ante su sociedad y señalar que un tercer país lo agrede".

"México busca hacer lo mismo, justificar que desde afuera recibe insultos.

Es un tema más de política interna en cada país", indicó.

Sin embargo, destacaron la posibilidad de un rompimiento diplomático, aunque estimaron que el gobierno del presidente Andrés López Obrador debe "replantear su política exterior y definirla bajo el principio de la no intervención".

(ANSA).