internacionales

Biden rechaza acusación sexual en su contra y asegura que eso nunca, nunca sucedió

Por Agencia Télam

01-05-2020 05:15

El precandidato presidencial demócrata de Estados Unidos Joe Biden rechazó hoy de manera categórica la acusación de abuso sexual formulada por una de sus ex asistentes en el Senado, rompiendo el silencio sobre el tema luego de semanas de dejar las desmentidas en manos de su equipo de campaña.

"Nunca sucedió", dijo el ex vicepresidente y ex senador en su primera declaración pública sobre la acusación de abuso sexual de su ex colaboradora, Tara Reade.

“Lo digo de manera inequívoca: eso nunca, nunca sucedió", aseguró Biden en una entrevista con la cadena MSNBC.

El precandidato demócrata anticipó que pedirá a Archivos Nacionales, la colección del gobierno estadounidense de documentos de hechos de importancia histórica, que determine si hay constancia de la presentación de una denuncia al respecto, tal como aseguró Reade, pero que él puso en duda.

“La ex asistente ha dicho que presentó una denuncia en 1993 pero no tiene el registro de esa presunta denuncia. Los escritos de mis años en el Senado (...) no contienen archivos personales", sostuvo.

En este sentido, planteó que "hay un solo lugar donde podría estar una denuncia de este tipo, los Archivos Nacionales", que, indicó, "es el lugar donde se guardan los registros".

Biden fue acusado en marzo por Reade, quien aseguró que el abuso ocurrió en la década de 1990, cuando el líder demócrata era senador.

Según su relato, Reade y Biden estaban solos en un edificio de oficinas de la Cámara Alta cuando él la acorraló contra una pared, la manoseó por debajo de la ropa y la penetró con sus dedos.

Reade es una de las ocho mujeres que el año pasado acusaron a Biden de distintos hechos de abuso sexual, entre ellos ellos tocamientos, besos o abrazos inapropiados.

El ex vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) había optado hasta hoy por guardar silencio, dejando en manos de su campaña y sus voceros su defensa, mientras la acusación tomaba amplitud.

Esta estrategia ha incomodado a muchos de sus correlegionarios en plena era del movimiento #MeToo, que incita a las mujeres a denunciar públicamente el abuso y acoso sexual en su contra.

Los demócratas se enfrentaban a la disyuntiva de continuar su activo respaldo a las mujeres que se animan a denunciar, o defender al hombre que será su abanderado en los comicios presidenciales de noviembre.

Los principales líderes del partido optaron por defenderlo, tal como hizo ayer la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien dijo que "Joe Biden es Joe Biden" y manifestó su recelo sobre la veracidad de la versión de Reade.

En tanto, los republicanos aprovecharon la acusación para minimizar la polémica por la gestión de la crisis del coronavirus que ha dañado la imagen del presidente Donald Trump, y tacharon a los demócratas de hipócritas por solo defender a las mujeres que denuncian a políticos conservadores.

Sin embargo, se trata de una estrategia de doble filo que podría relanzar también las múltiples acusaciones de agresión sexual presentadas contra el magnate republicano.

Trump, por su parte, instó ayer a su virtual rival en las elecciones a dar un paso al frente y, al mismo tiempo, volvió a defender su inocencia contra las numerosas denuncias en su contra.

"No sé nada sobre eso (las acusaciones contra Biden) pero creo que debería responder, ya sabes, podrían ser acusaciones falsas", esgrimió el gobernante en declaraciones en la Casa Blanca.

"Yo lo sé todo sobre acusaciones falsas, me han acusado falsamente en numerosas ocasiones", sostuvo.

Al desmentir hoy la acusación en su contra, Biden consideró, no obstante, que a las mujeres se les debe dar el "beneficio de la duda", aunque después pidió atenerse a los hechos.

"Si se presentan, se debería comenzar con la presunción de la presunción de que están diciendo la verdad. Luego tienes que mirar las circunstancias y los hechos, y los hechos de este caso no existen", sentenció.

En ese sentido, el precandidato demócrata hizo un llamado a los medios de comunicación para que sean "responsables" y examinen "el historial completo y creciente de inconsistencias" del relato de Reade, quien, a su criterio, cambió "de manera repetida" su historia.

Asimismo, afirmó que el personal que trabajaba entonces con él no tiene constancia de los supuestos abusos.

"Como candidato presidencial, debo rendir cuentas al pueblo estadounidense. Ya hemos vivido mucho con un presidente que se cree que no es responsable ante nadie, que no asume responsabilidades por nada. Yo no soy así", se defendió Biden, consciente de que esta transparencia puede derivar en situaciones "incómodas".

En tono electoral, el ex vicepresidente ratificó que si gana hará de la lucha contra la violencia de género "una prioridad".

"Comencé mi trabajo hace 25 años con la aprobación de la Ley de Violencia contra las Mujeres. Como presidente, estoy decidido a terminar el trabajo", concluyó. (Télam)