internacionales

Autoridades de frontera de EE.UU. dicen que miles de menores fueron separados de sus familias

Por Agencia Télam

17-01-2019 07:00

Las autoridades en la frontera de Estados Unidos con México separaron a "miles" de menores de edad de sus familias y admitieron que no se puede precisar cuántos son, según un informe publicado hoy por la oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Sociales, a pesar de que un tribunal federal había estimado en 2.737 los niños y adolescentes afectados.

Dicha oficina calcula que "miles de niños separados" de sus familias han quedado bajo custodia de la Administración estadounidense desde 2017, un año antes de que Trump anunciara su "política de tolerancia cero" para los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera.

"El número total de niños separados de sus padres por las autoridades fronterizas es desconocido", indica el documento en su primera página, que consigna la agencia EFE, dato que torna imprecisos los 2.737 los menores afectados estimados por la justicia.

Una orden judicial obligó a reunificar a las familias divididas en la frontera por la aplicación de las medidas de "tolerancia cero", impuestas en mayo y junio de 2018 por el Gobierno, pero esta disposición no se implementó para aquellos niños separados antes de esta fecha, que podrían haber sido entregados a familiares o tutores.

El Departamento de Salud y Servicios Sociales indicó que "no puede ofrecer información más específica sobre la ubicación de estos niños" porque "los sistemas de rastreo en uso durante aquel tiempo eran informales y diseñados para fines operativos en lugar de para realizar seguimientos retrospectivos".

A pesar de la falta de registros concretos de los menores inmigrantes, el personal de la Oficina de Reasignación de Refugiados reconoce que observó un incremento "significante" en la proporción de niños separados, asegura la oficina que produjo el informe.

Bajo la Administración del expresidente Barack Obama (2009-2017), la proporción de separaciones familiares entre todas las entradas al país era del 0,3 % a finales de 2016 y subió hasta el 3,6 % en agosto de 2017.

Así, la Oficina de Reasignación de Refugiados ya detalló en noviembre de 2017 que los niños "eran muy jóvenes" y se requería que fueran ubicados en instalaciones con licencia especial pero que "había falta de camas disponibles" para ellos.

Este último dato será tomado por la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) para iniciar una causa judicial, según informó en una comunicación que también consigna EFE.

"Esta política fue un cruel desastre desde el principio. Este informe reafirma que el Gobierno nunca tuvo una idea clara de cuántos niños separaron de sus padres", afirmó el director de Derechos de los Inmigrantes de ACLU, Lee Gelernt. (Télam)