internacionales

Aseguran que Reino Unido tendrá que ser muy estratégico si quiere influir en Europa tras el Brexit

Por Agencia Télam

17-01-2020 01:45

El Reino Unido deberá extremar su estrategia comercial para seguir siendo influyente en la economía europea después del 31 de enero, fecha establecida para la salida de la Unión Europea, reveló hoy un informe.

La investigación realizada por el Instituto de Gobierno (IFG, por sus siglas en inglés) aseguró que al Reino Unido le resultará más difícil influir en la UE desde fuera, como tercer país.

El IFG basó su estudio en entrevistas a más de 60 diplomáticos de otros países no pertenecientes a la UE que tienen experiencia en las obstáculos a los que se enfrentará el Reino Unido, así como con funcionarios del gobierno británico y representantes de empresas.

Los expertos recomendaron que el gobierno británico necesitará una cuidadosa planificación y coordinación estratégica si quiere seguir siendo influyente en Europa.

Advirtieron también que la capacidad para dar forma a la legislación de la UE que pueda afectar a sus propios intereses se reducirán drásticamente y tendrá que persuadir a otros que hagan los cambios.

"El Brexit ofrece una oportunidad para que el Reino Unido y la UE encuentren nuevas formas de trabajar juntos. Pero conseguir que la UE escuche las ideas británicas será mucho más difícil una vez que se haya ido”, dijo Georgina Wright, investigadora principal del Instituto de Gobierno.

Sostuvo que los países fuera de la UE nos muestran que es posible influir en la UE pero que el gobierno tendrá que mejorar en la orientación de las instituciones de la UE, los estados miembros y otras misiones en Bruselas.

Subrayó que a los ministros les resultará mucho más difícil tener una influencia real en la UE y tendrán que comprometer esfuerzos y recursos para lograr sus objetivos.

Según el IFG, el Reino Unido y la UE tendrán que trabajar juntos para tratar problemas comunes como el cambio climático y el terrorismo.

El Reino Unido también querrá dar forma a las normas de la UE sobre datos y normas de salud y seguridad que le afectarán después del Brexit.

Trabajar para dar forma a las normas comerciales, financieras y climáticas mundiales que serán vinculantes para la UE.

“La UE es un gran actor en muchas organizaciones internacionales, como la Organización Mundial del Comercio, pero también está cada vez más influenciada por ellas. El gobierno debe decidir dónde quiere trabajar con la UE. También debe tratar de influir en las normas globales que serán vinculantes para el Reino Unido y la UE”, concluyó la investigación. (Télam)