internacionales

Argentina-Evo Morales: El fútbol como denominador común

Por Agencia ANSA

27-12-2019 05:30

BUENOS AIRES, 27 DIC - El depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales, disputó un partido informal de fútbol en Argentina, que lo acogió como asilado político tras el golpe de Estado perpetrado el 10 de noviembre.

Evo, de 60 años, jugó un "picado" junto a otros integrantes de la comunidad boliviana en Argentina durante la Navidad, festejo que aprovechó para convocar a la paz y la reconciliación en su país.

Según medios de prensa locales, el depuesto mandatario jugó varios minutos del partido que se disputó en un predio del Colegio Nacional de Buenos Aires en el barrio de Puerto Madero, uno de los más exclusivos y caros de esta ciudad.

Enfundado en un conjunto blanco con banderas de Bolivia y del Movimiento al Socialismo (MAS), partido político que lo catapultó a la presidencia, Evo aprovechó la ocasión para despuntar el vicio pues es reconocida su pasión por el fútbol.

El deporte más popular del planeta fue el denominador común de la jornada que transcurrió el presidente boliviano en la víspera, pues coincidió -sin quererlo- en la histórica Plaza de Mayo con el ex campeón mundial argentino Diego Maradona.

El ex astro argentino repudió en su momento el golpe de Estado en Bolivia, donde hace algunos años disputó un partido en La Paz (3.

600 metros sobre el nivel del mar) para rechazar la decisión de la FIFA de prohibir que se disputen en la altura.

Minutos antes de la llegada de Evo a la Plaza de Mayo, Maradona se había retirado de la Casa Rosada, donde lo recibió el flamante presidente Alberto Fernández, quien le concedió asilo político a Morales.

Evo, que llegó al país el 12 de diciembre procedente de México, acompañó el jueves la tradicional ronda que realizan desde los tiempos de la dictadura (1976-83) las Madres de Plaza de Mayo.

Las principales referentes de esa asociación, con las que ya se había reunido hace algunos días y a quienes dijo "admirar y respetar", le expresaron su apoyo y condenaron el golpe de Estado perpetrado en Bolivia.

"Aprovecho esta oportunidad para agradecerles a las Madres, al pueblo argentino y al gobierno de este país por acompañar la lucha contra la dictadura en Bolivia", afirmó Morales, acompañado por una multitud durante la tumultuosa marcha.

"Bolivia también es nuestra patria y sufrió un golpe maldito orquestado por Estados Unidos.

Los traidores pagarán algún día", aseguró a su vez Hebe de Bonafini, cofundadora de Madres de Plaza de Mayo.

Justamente, la presencia del depuesto mandatario puso en guardia a la Embajada de Estados Unidos, que según "La Nación" presentó un reclamo ante las nuevas autoridades argentinas pidiendo que Morales "no abuse de su estatus de refugiado".

Los manifestantes, en cambio, reclamaron cárcel para Luis Fernando Camacho, empresario que jugó un rol clave en el golpe de Estado, para el líder opositor Carlos Mesa y para la autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Añez.

El domingo, Morales se reunirá con dirigentes del MAS en el norte de este país para definir los candidatos que participarán en las próximas elecciones que deberían celebrarse el 3 de mayo en Bolivia, según se prevé.

(ANSA).