internacionales

ANSA/ Venezuela: La Navidad a distancia crece por la crisis

Por Agencia ANSA

25-12-2019 04:45

Por Milagros Rodríguez CARACAS, 25 DIC - Navidad a distancia, una tradición que cada vez se hace más vigente en muchas familias venezolanas desmembradas por el mayor éxodo masivo en la región que ha generado la emergencia humanitaria compleja que registra el país.

Analistas locales advirtieron que mientras el conflicto político no se resuelva, la migración forzada de los venezolanos a pie, en autobús, en lanchas o pañeros a países cercanos seguirá creciendo en el 2020.

Para Luisa Pérez, una madre de 52 años, en estos días de Navidad la realidad del país se hace más sórdida y triste con la ausencia de sus 4 hijos quienes obligados por la situación debieron cruzar las fronteras en búsqueda de un futuro mejor.

"Ahora solo vivo de recuerdos, de cómo nos reuníamos en estas fiestas para hacer las hallacas-plato típico de Navidad-, o adornar el árbol", comentó en diálogo con ANSA.

En su vivienda al final de la avenida Fuerzas Armadas, al norte de Caracas, sostuvo que "me hubiera gustado que se fueran por decisión propia y no porque estamos en un país quebrado, sin alimentos, sin medicinas, sin transporte, sin agua, y ahora dolarizados a juro porque el bolívar-moneda local-no vale nada y nadie lo quiere recibir".

"Cada día estamos peor, no veo forma de salir de esta crisis ni con 10 Juan Guaidó -jefe del Parlamento y reconocido como presidente interino por más de 50 países- y mientras esto no cambie al menos mis hijos no regresarán", afirmó.

Explicó que todos sus hijos, -de 29,26,24 y 23 años, respectivamente-, se fueron hace 5 años, cuando la crisis económica recrudeció y desde entonces la navidad y el abrazo de fin de año, así como el resto de las comunicaciones familiares, es a través de la tecnología.

"Dos están en España, uno en Perú y otro en México.

Todos los días hablo con ellos, pero no es igual tenerlos aquí, abrazarlos, besarlos, definitivamente la navidad ya no es la misma, el calor familiar se ha ido desvaneciendo con sus ausencias", lamentó sin evitar que las lágrimas rodaran por su rostro.

Indicó que "lo peor es cuando falla la luz o la Internet, la soledad me arropa porque no los puedo contactar para hablar, contarles como estoy, es un dolor muy profundo tenerlos tan lejos".

A su vez, su vecina Mercedes Acuña de 45, aseguró que "en este mes la sensibilidad está a flor de piel, yo lloro por todo desde que mi único hijo se fue a Chile hace 8 meses".

"Uno sabe que es lo mejor, que se vayan a que la delincuencia me lo maté pero da miedo con tanta xenofobia desatada contra los venezolanos", opinó.

Afirmó que la tecnología "nos acerca pero no es lo mismo tenerlo aquí, en su casa".

"No pierdo la esperanza de que volvamos a estar juntos, como familia que somos", aseguró.

De acuerdo con cifras que maneja el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), 4.

769.

498 venezolanos han salido del país huyendo de la falta de alimentos, medicinas, servicios públicos y la hiperinflación que atraviesa esta nación.

Según el ente se trata de una cifra que ubica a los venezolanos como la segunda población de desplazados después de los refugiados sirio, y que podría elevarse a 8 millones en el 2020 si no cesa la crisis humanitaria compleja.

Para Luz María Suárez, socióloga, se trata de una situación que mantiene encendida las alarmas en la región producto de la crisis que lejos de solucionarse se acentúa cada vez más.

"Esa estampida masiva de venezolanos es un grito desesperado de ciudadanos que quieren sobrevivir y un crudo cuestionamiento al modelo político del gobierno de Nicolás Maduro", dijo.

En este sentido advirtió que mientras el gobierno siga aplicando políticas que solo buscan empobrecer al país y confiscarles el futuro a los jóvenes, la diáspora venezolana seguirá creciendo bajo el radar de la región.

(ANSA).