internacionales

ANSA/ Vaticano: Tribunal busca penalistas, hace falta latín

Por Agencia ANSA

30-12-2019 01:30

Por Nina Fabrizio CIUDAD DEL VATICANO, 30 DIC - El primer e inédito curso de perfeccionamiento en Derecho Penal Vaticano comenzará el 10 de enero y, con un costo de 796 euros, se prolongará durante dos meses.

Coordinará la iniciativa, en la Universidad Lumsa de Roma, el histórico presidente del tribunal vaticano, Giuseppe Dalla Torre, que dejó del timón de uno de los recintos tribunalicios más particulares del mundo -las sentencias se pronuncian en nombre de Su Santidad- al conocido exmagistrado italiano Giuseppe Pignatone.

El trabajo en el tribunal vaticano tuvo un aumento en los últimos años: basta pensar en los comentados casos del mayordomo Paolo Gabriele o los "infieles" Francesca Chaouqui y monseñor Lucio Vallejo Balda.

O bien en los procedimientos relativos al Instituto para la Obra de la Religión (I), con imputados del calibre del expresidente del banco vaticano, Angelo Caloia, entre otros debates que se llevaron a cabo en forma reservada.

Pero es evidente que la máquina del tribunal vaticano necesita nuevas energías para llevar a cabo sus actividades, que se están extendiendo, como ocurre con los interrogatorios sobre el caso de las inversiones inmobiliarias en Londres.

"El curso -explicó en una entrevista con ANSA el profesor Dalla Torre- quiere responder a una demanda, que viene desde el interior del mundo vaticano, pero también del exterior, y tiende al conocimiento de una experiencia jurídica que con los fenómenos de la globalización ya no es más un pequeño mundo en sí mismo".

"Cada día se vuelven más abundantes y numerosos los contactos que tienen con él las instituciones públicas y privadas italianas y extranjeras, de ahí la creciente necesidad de estar al corriente del derecho vaticano", precisó.

Dalle Torre informó que "en el Vaticano rige el Código Penal italiano de 1889, el Zanardelli, que fue recibido en el momento de la constitución del Estado el 7 de junio de 1929, tras los Pactos.

Un código que ya no rige en Italiad esde 1930".

"Está caracterizado por una inspiración netamente liberal, atenta a la persona, a la exigencia de tutelar expectativas irrenunciables en materia de las libertades, y sobre todo a la identificación de la responsabilidad penal en la plena voluntariedad del hecho criminal".

"Un código sustancialmente marcado por un espíritu de suavidad y el ideal de la reeducación y enmienda del reo", explicó el experto.

"El código Zanardelli presenta todavía validez, pero la aparición de nuevas formas de criminalidad, la necesidad de armonizar el ordenamiento vaticano con lo previsto en las Convenciones internacionales suscritas por la Santa Sede, generaron en el tiempo la exigencia de enmiendas e integraciones", agregó.

Esto "comenzó con Paulo VI, pero las mayores reformas se hicieron con Benedicto XVI y sobre todo bajo el papa Francisco", cuando se introdujeron modificaciones relativas a la tortura, el abuso contra menores, el terrorismo, la producción y distribución de drogas.

En cuanto a los delitos que suelen presentarse a juicio, en la mayoría de los casos son pequeños robos, apropiaciones indebidas, fraudes, en gran parte cometidos por ciudadanos extranjeros, que están ocasionalmente en territorio vaticano.

"Hay que notar -indicó Dalla Torre- que según las estadísticas judiciales el índice de criminalidad en el Estado vaticano es muy inferior a lo que se encuentra en otro lado".

En cuanto al idioma, "por el artículo 1 de la ley sobre las fuentes del derecho -precisó el experto- el derecho canónico es la primera fuente normativa y el primer criterio de referencia interpretativa en el ordenamiento jurídico vaticano, y el latín es la lengua del derecho canónico".

"Por otra parte la lengua oficial del Estado vaticano es el italiano.

por lo tanto, el conocimiento de estas dos lenguas es necesario, aunque el conocimiento del inglés constituye hoy una necesidad creciente", concluyó.