internacionales

ANSA/ Taiwán: Golpe a a China, Tsai confirmada presidenta

Por Agencia ANSA

11-01-2020 04:30

Por Antonio Fatiguso PEK, 11 ENE - Tsai Ing-wen conquistó el segundo mandato a la presidencia de Taiwán gracias al consenso expreso de su línea dura en relación a China con 8,17 millones de electores, el 57,13% de los sufragios totales, un nivel récord jamás alcanzado en las precedentes elecciones presidenciales.

Si Tsai arrasó en su referendo, consolidado por la reconfirmación de la mayoría parlamentaria en las manos de su Partido Democrático Progresista (DPP), el presidente chino, Xi Jinping, recibió un duro golpe, viendo alejarse sus planes de atraer bajo su control a la isla "rebelde" que, en cambio, defendió su soberanía, planteando dudas acerca de las estrategias correctas hasta hoy llevadas a cabo por Pekín.

Tsai le saco casi un 19% a su rival Han Kuo-yu, que obtuvo del 38,61%, el candidato de los Nacionalistas del Kuomintang, agrupación política tradicionalmente con buenas relaciones con Pekín.

"Taiwán democrática y nuestro gobierno democráticamente elegido no cederán a amenazas e intimidaciones: los resultados de estas elecciones dejaron en claro esta respuesta.

China debe abandonar la amenaza del uso de la fuerza", articuló en conferencia de prensa Tsai, primera mujer en ascender a la presidencia en Taiwán.

La isla eligió "libertad y democracia" y rechazó la hipótesis del modelo "un país, dos sistemas" propuesto por Xi para replicar la semi-autonomía concedida a Hong Kong y Macao.

Y justamente los choques, también violentos, entre anti-gubernamentales y pro-democracia que desde hace siete meses sacuden a la ex colonia británica contribuyeron a reanimar desde junio la suerte política de Tsai, hasta entonces inexorablemente signada por la debacle de las administrativas de noviembre de 2018.

La guerra de los derechos aduaneros entre Estados Unidos y China ayudó al "export" taiwanés, llevando la economía a mostrar un crecimiento de un robusto 3% e hizo decolar a la Bolsa de Taipei un 47% en el cuatrienio de Tsai.

Las relaciones muy complejas de Taiwán con China son las cuestiones políticas más urgentes a resolver, junto a problemas como los salarios, la vivienda y la calidad del aire.

Tsai prometió cada esfuerzo para reanudar el diálogo con Pekín.

Xi, a comienzos de 2019, dijo que Taiwán era central en su plan de "rejuvenecimiento" de la nación, parte de la ambición de hacer de China una potencia global a más tardar en 2050.

China, aseveró Xi hasta idealizar la opción militar, "debe estar unida, requisito inevitable para el histórico objetivo del rejuvenecimiento chino en la nueva era".

La política "hacia Taiwán es clara y coherente: adherimos a la reunificación pacífica y al modelo de *un país, dos sistemas*, salvaguardando con fuerza la soberanía nacional y la integridad territorial", puntualizó Ma Xiaoguang, vocero de la Oficina de Asuntos Taiwaneses del gobierno de Pekín.

El gigante asiático chino se opone "decididamente a cualquier esquema o acto de independencia".

Diferente es el pensar de Washington: Estados Unidos "agradece a la presidenta Tsai su liderazgo en el desarrollo de la sólida amistad con Washington y aplaude su empeño en mantener la estabilidad intramuros frente a una presión persistente", manifestó el secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo.

Eufóricos los comentarios en las redes sociales de Hong Kong: por ejemplo, Tsai y el DPP son la cuarta victoria de las protestas de la ex colonia, luego del stop a la ley de extradiciones a China, el "Human Rights and Democracy Act" aprobado por el Congreso estadounidense y las elecciones de distrito del 24 de noviembre con el hundimiento del frente pro-Pekín.

Para Xi y la dirigencia del Partido Comunista se trata de dos frentes abiertos.

(ANSA).