internacionales

ANSA/ Realeza: Canadá abre puertas Harry y Meghan,

Por Agencia ANSA

14-01-2020 04:15

Por Alessandro Logroscino LDRES, 14 ENE - Canadá recibirá a Harry y Meghan mientras comienza a preguntarse quién tendrá que pagar por su seguridad y por la logística de un movimiento destinado a sellar la liberación (parcial) de la Familia Real.

El punto de inflexión marcado ayer en Sandringham, con el visto bueno de la reina Isabel, el heredero al trono Charles y su hermano mayor William a la "nueva vida" de los duques de Sussex, llevó el asunto a las pistas de una gestión acordada en la casa de Windsor.

Pero persisten dificultades en varios asuntos concretos antes de llegar a la solución definitiva que Su Majestad ordenó dentro de pocos días.

Eso después de decir sí por ahora a "un período de transición" hacia el objetivo de un papel más autónomo para Harry y Meghan: ya no más miembros "senior" ni a "a tiempo completo" de la casa, encaminados a renunciar a las contribuciones públicas británicas y a volverse "financieramente independientes" con la ayuda de su marca registrada "Royal Sussex".

Entre los problemas en juego, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, indicó que de la protección que el país norteamericano deberá dar garantías a la pareja y al pequeño Archie.

No sin evocar la necesidad de "conversaciones" ad hoc para establecer el desglose de los costos.

Pues no está claro si los Sussex renunciarán solo a su parte de prerrogativa real (Sovreign Grant) financiada directamente por los contribuyentes del Reino Unido con lo que hasta ahora han cubierto solo el 5% de los gastos; o incluso los 2 millones de libras esterlinas anuales (95% de sus ingresos) pagados por el Príncipe Carlos de la dotación del fondo del Ducado de Cornwall, que es dinero público en modo indirecto.

Mientras tanto, el primer ministro británico, Boris Johnson, se declara fuera del asunto, al menos públicamente.

Así, se limitó a decir a la BBC que él es "un gran admirador de la Familia Real" y está "absolutamente seguro" de que la dinastía puede redefinir su equilibrio interno "fácilmente, sin mis comentarios".

Comentarios sí llenan las páginas de los medios, con una interpretación predominante: aquella según la cual los duques "rebeldes" esencialmente ganaron el juego imponiendo su voluntad -como tituló el Daily Telegraph- a "una reina reacia".

Apuntados en varias ocasiones por Harry por "racismo" y "sexismo", los tabloides, contra los cuales los Sussex ha estado en un conflicto legal abierto durante meses, lamentaron que la monarca se haya rendido" -según afirmó Philip Dampier, comentarista del Daily Express- a las peticiones egoístas de una pareja arrogante obsesionada con las pretensiones".

Entretanto, el diario The Sun, de Rupert Murdoch, así como el Mail tienen tonos similares, al igual que otros periódicos menos sensacionalistas, entre las insistentes referencias al neologismo del momento, "Megxit", con el objetivo evidente de señalar a Meghan como instigadora de toda esta historia.

Los tonos que no tienen nada que ver con el racismo, "digan lo que digan los medios de comunicación de la izquierda liberal", aseguró la firma del The Sun, Tom Slater.

(ANSA).