internacionales

ANSA/ México: Segundo brote de varicela en refugio migratorio

Por Agencia ANSA

04-01-2020 02:45

Por Marcos Romero CIUDAD DE MEXICO, 4 ENE - Un segundo brote de varicela apareció en un centro de acogida para inmigrantes en Ciudad Juárez, una de las principales urbes de la franja fronteriza de México con Estados Unidos, lo que hace temer que los casos aumenten por el gran número de alojados en esos sitios.

Las autoridades sanitarias del estado de Chihuahua confirmaron nueve casos en la Casa del Migrante, un refugio manejado por la diócesis de Juárez, de la Iglesia Católica, en el barrio Satélite.

A esos enfermos se suman otros 127 que se registraron hace unos días en el Centro Integrador para el Migrante "Leona Vicario", que opera el gobierno federal, en la misma ciudad, de 1,5 millones de habitantes.

La secretaría de Salud del estado señaló que mantiene "constante supervisión" en los albergues migratorios para "detectar y atender de manera oportuna las enfermedades o padecimientos de las personas" que se encuentran en esos lugares.

Los enfermos de varicela muestran síntomas de gripe ordinaria, pero además presentan erupciones cutáneas y suelen recuperarse en dos semanas.

Brigadas sanitarias comenzaron a aplicar la vacuna contra este mal en todos los albergues para extranjeros que existen en la ciudad.

En junio pasado, se suscitó otro brote de varicela que afectó a 95 niños en Tijuana y Mexicali, dos ciudades del extremo oeste de la frontera con Estados Unidos, colindantes con California.

Además, se registraron casos de influenza, sarampión, tuberculosis e incluso VIH, tras la oleada migratoria que comenzó en octubre de 2018.

Esta espiral trajo a decenas de centroamericanos, cubanos, venezolanos y haitianos a México, antes de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump endureciera severamente su política migratoria.

El gobierno federal y las autoridades locales han adoptado campañas de salud para los migrantes, e inclusive cercos sanitarios, para evitar la propagación de las enfermedades.

Encuestas realizadas por el Colegio de la Frontera Norte (Colef) en albergues de cuatro estados fronterizos dibujaron un cuadro muy preciso de la situación imperante en esta materia.

En Tijuana, estado de Baja California, 38% de los huéspedes de centros de acogida admitieron haber sufrido algún problema de salud, en Reynosa, estado de Tamaulipas 31%, en Matamoros, en el mismo estado 37 y en Ciudad Juárez sólo 14%.

Los principales problemas señalados fueron males respiratorios y gastrointestinales y en menor medida diabetes, tuberculosis y VIH.

En muchos casos se han realizado campañas de inmunización pero se teme que brotes de diversas enfermedades puedan resurgir en la actual temporada del invierno (boreal), que ha colocado la aguja de los termómetros por debajo del cero.

Sin embargo, especialistas del propio Colef han señalado que el tema de las enfermedades de los migrantes "no representa un peligro para el país" y llamó a evitar instrumentalizarlo para "dividir a la sociedad y promover la xenofobia".

En las redes sociales, abundan comentarios de personas que acusan a los migrantes de ser "una amenaza" y que "pueden llegar a ser una carga para el sistema de salud".

No obstante, en un informe titulado "La Caravana de Migrantes Centroamericanos en Tijuana 2018-2019", realizado por el Colef, arrojó que la mayoría de las personas obligadas a huir de Centroamérica en busca del "sueño americano" son jóvenes y por lo tanto gozan de buena salud.

Rocío Bojórquez, investigadora del Departamento de Estudios de Población de El Colef, señala que los integrantes de este éxodo ven deteriorarse sus condiciones de salud por las dificultades inherentes a su trayectoria.

Las principales enfermedades que suelen sufrir son infecciones de las vías respiratorias (gripe) y gastrointestinales (diarrea), las cuales son "padecimientos de fácil control y atención", indicó.

Además, se debe considerar que en los albergues viven en "malas condiciones de higiene" suelen tener "una mala alimentación", lo que desencadena algunos trastornos que generalmente no son trasmisibles o riesgosos, señaló Bojórquez.

(ANSA).