internacionales

ANSA/ Medio Oriente: Putin se reúne con Assad y con Erdogan

Por Agencia ANSA

07-01-2020 03:30

Por Mattia Bernardo Bagnoli MOSCU, 7 ENE - En plena crisis en Medio Oriente, tras el asesinato por parte de Estados Unidos del general iraní Qassem Soleimani, el presidente ruso Vladimir Putin realizó un viaje sorpresa a Siria donde se reunió con su par Bashar al-Assad.

Este viaje culminará mañana con una visita a Estambul -en agenda desde hace tiempo para inaugurar el gasoducto TurkStream junto al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan- y que elevará el perfil de mediador de Putin, construido sabiamente durante el último año.

El tema del gas, de hecho, en este contexto quedará en segundo plano y por fuerza la cuestión geopolítica estará en el centro de la escena (aunque debe tenerse en cuenta el paso adelante de Israel, Chipre y Grecia para construir el gasoducto Eastmed, que no le cae simpático a Turquía y ciertamente menos a Moscú, ya que se suma al delicado juego de alianzas en curso en el Mediterráneo oriental).

Putin y Erdogan harán un balance de la situación y el Kremlin hizo saber hoy que en Estambul "se discutirá sobre el posterior desarrollo de la cooperación ruso-turca y de temas internacionales relevantes, incluida la situación en Siria y en Libia".

Libia parece ser la cuestión más espinosa sobre la mesa ya que Moscú - si bien sostiene haber mantenido siempre relaciones equidistantes entre las partes- apoyó al general rebelde Khalifa Haftar -hay quien dice con hombres y medios-, mientras que Ankara se apresta a enviar tropas para respaldar al gobierno de Trípoli.

En síntesis, si en Siria Putin y Erdogan hallaron un acuerdo, en Libia corren el riesgo de encontrarse en frentes opuestos.

La crisis siria, por otra parte, está lejos de terminar.

Irán, el tercer apoyo de la triple alianza para mantener a Assad en el poder (es su aliado más convencido), ahora se encuentra en la mira y una equivocada reacción de su parte podría hacer estallar el difícil equilibrio experimentado en el campo.

Putin, que en Siria visitará hoy no solo Damasco sino también "otros sitios" no precisados, señaló que en la capital del país "se pueden apreciar, a simple vista, señales de vida pacífica en recuperación".

La traducción de tal frase sería: no se ponga en peligro la estrategia de salida elaborada para poner nuevamente a Siria en pie.

Por eso es que este viaje sorpresa de Putin parece un tour en etapas forzado para sondear los ánimos de los vecinos.

Tras sus encuentros con Assad y Erdogan, de hecho, el presidente ruso se reunirá también con la canciller alemana Angela Merkel en Moscú, el sábado próximo, invitada para hablar de "Siria, Libia y Ucrania", según el Kremlin.

Otra medida de Putin para instalar su protagonismo en la crisis en Medio Oriente y mostrarse como un líder responsable que intenta resolver problemas en lugar de crearlos.

(ANSA).