internacionales

ANSA/ LOsservatore Romano, la Iglesia discrimina a las mujeres

Por Agencia ANSA

28-12-2019 03:00

Por Manuela Tulli CIUDAD DEL VATICANO, 28 DIC - "Incluso en el Vaticano a veces las mujeres son vistas por los hombres, pero también por otras mujeres, como personas de menor valor intelectual y profesional, siempre disponibles para el servicio, siempre dóciles a los altos mandos", dijo el periódico de la Santa Sede.

Con énfasis, el L'Osservatore Romano pide "romper el muro de desigualdad entre mujeres y hombres en la Iglesia".

El nuevo número de Women Church World está dedicado a la cuestión femenina de la Iglesia, que también habla de la violencia contra las monjas y el diaconado femenino.

Un número, bajo el título "Las mujeres y Francisco", dedicado, por lo tanto, a ese techo de cristal que también está presente en el Vaticano y que le da a las mujeres un papel de liderazgo.

La revista mensual Mujeres del periódico de la Santa Sede también subraya el deseo de cambio de Francisco, sin embargo, se define como "una excepción" en el "alto" nivel de la Iglesia, donde "la preocupación es llevarse bien con una tradición que tiene, fatalmente, la huella de los hombres de poder", como dice la filósofa feminista Luisa Muraro entrevistada por el periódico de la Santa Sede.

Entre los temas también se encuentra el espinoso problema de la violencia contra las monjas, tanto sexual como de abuso de poder, por parte de los propios hombres de la Iglesia.

"El pontífice rompió el silencio sobre la violencia", subraya la hermana Jolanta Kafka, la nueva presidenta de la UISG, la Unión Internacional de Superiores Generales, que reúne a 1900 congregaciones para más de 450 mil mujeres consagradas.

"Y esto nos da la oportunidad de hablar, y tener también algo como el UISG, un lugar para escuchar y ayudar no solo contra la violencia sexual, sino también contra cualquier abuso de poder", amplió.

"Desde hace algún tiempo, hemos decidido abordar el problema siguiendo tres direcciones: crear espacios donde las hermanas puedan hablar.

No hay nada peor que sentirse víctima y no encontrar un lugar para escuchar.

Ofrecerles apoyo terapéutico y legal, llevar a cabo un trabajo de capacitación integral para que las mujeres sean más conscientes de su dignidad y sus derechos", contó la hermana Kafka.

Finalmente, también se publica una apelación al Papa firmada por Marinella Perroni, teóloga y estudiosa bíblica en el Pontificio Ateneo Sant'Anselmo: "Hay que dar al mundo un ejemplo, incluso con aquello que se cree que es 'civilizado' y que, en cambio, todavía lucha por aceptar eso, entre el hombre y la mujer, no hay uno que esté sujeto (incluso de palabra) y el otro que sea objeto (incluso de palabra), sino que, la subjetividad debe compartirse.

Hay demasiados hombres que hablan de masculinidad, incluso en la Iglesia".

(ANSA).