internacionales

ANSA/ Libia: País en el caos, Erdogan listo para manda tropas

Por Agencia ANSA

26-12-2019 03:30

ROMA, 26 DIC - La diplomacia gana terreno y trabaja febrilmente para evitar la escalada militar en Libia, mientras el país sufre la muerte de más civiles en un conflicto sin tregua.

Pero el presidente turco, Recep Tayyp Erdogan, muestra sus músculos y anuncia una votación en el Parlamento de Ankara para enero para dar luz verde a la intervención de sus tropas en Libia, en apoyo del gobierno de unidad nacional y contra las fuerzas del mariscal Khalifa Haftar.

"Están ayudando a un señor de la guerra, estamos respondiendo a una invitación del gobierno legítimo de Libia, esa es la diferencia", dijo Erdogan ante las críticas de la comunidad internacional.

"Vamos a donde nos invitan, no a donde no estamos invitados", agregó, refiriéndose a los países extranjeros que apoyan a Haftar.

Ante esto surgió la reacción inmediata del principal actor internacional que intenta la mediación para el alto el fuego, o sea Italia.

Después de las conversaciones de los últimos días por parte del ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, con sus homólogos de Estados Unidos, Turquía y Rusia, fue el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, quien salió al escenario.

El primer ministro primero tuvo una larga conversación telefónica con el presidente egipcio Abdel Fattah al Sisi (en la que también se discutió sobre Giulio Regeni, el italiano asesinado en ese país), luego con el líder ruso Vladimir Putin, los dos principales partidarios de Haftar junto con los Emiratos Arabes y a Arabia Saudita Con Putin hubo "una conversación larga y articulada", informa una nota del Palazzo Chigi (sede del gobierno italiano), centrada en las crisis de Ucrania, Siria y especialmente en Libia.

"En el último tramo -se subrayó- los dos presidentes se prometieron una actualización constante de lo hechos, en consideración de la importancia estrategia que Libia tiene también para los intereses italianos".

Mientras, el Kremlin habló de un acuerdo entre los dos sobre una "solución pacífica" a la crisis.

El objetivo de la comunidad internacional es hacer que las partes se sienten a la mesa de la Conferencia de Berlín, programada para mediados de enero, y luego, siguiendo la hoja de ruta elaborada por la U, gestar una verdadera cumbre entre las partes libias en Ginebra.

Si se respeta el programa, la reunión de Berlín, que Erdogan también quiere abrir a Túnez, Argelia y Qatar, se realizará después de la votación en el Parlamento de Ankara sobre la intervención, que ya podría incluirse en la agenda el 9 de enero.

En este mismo período, entonces, se debe celebrar el esperado acuerdo bilateral entre Rusia y Turquía.

Erdogan y Putin se reunirán oficialmente para inaugurar el lanzamiento del oleoducto Turk Stream, programado para los primeros días del año, pero está claro que será una oportunidad entre los dos para hacer un balance de los casos sirio y libio, donde están alineados en frentes opuestos.

El tiempo se acaba.

El periódico británico The Guardian reveló que una nueva ola de mercenarios ha llegado a Libia para luchar junto a Haftar contra las fuerzas de Tripoli.

El periódico cita a los líderes de dos formaciones sudanesas: "Muchos jóvenes están llegando y tenemos varios problemas logísticos", dice uno de los comandantes, según el cual ya hay "al menos 3.

000" sudaneses que están luchando en el ejército de Haftar.

Mientras, la guerra no perdona a los civiles: las fuerzas militares de Trípoli han informado de tres ataques aéreos contra Zawiya en las últimas 24 horas, que han impactado en una farmacia y tiendas comerciales en la ciudad, sin haber alcanzado un comando militar que era el verdadero objetivo.

Tres muertos y 10 heridos, "entre ellos también mujeres y niños", se reporta.

Otra incursión golpeó el puerto cerca de la refinería de la ciudad, la más importante en el oeste de Libia y ahora un objetivo estratégico para la guerra.

(ANSA).