internacionales

ANSA/ Italia: Milán piensa prohibir fumar al aire libre

Por Agencia ANSA

18-01-2020 03:30

Por Giulia Costetti MILAN, 18 ENE - No son sólo el tránsito o el calentamiento que provocan las calderas y fábricas, para causar smog y contaminación en la atmósfera se contribuye con muchos pequeños gestos de la vida diaria, por ejemplo fumar cigarrillos.

Por eso Giuseppe Sala, alcalde de Milán, ciudad en el corazón de una de las zonas más contaminadas de Europa, también piensa en la prohibición de fumar en al aire libre como una de las posibles medidas contra el la polución.

El alcalde habló al respecto en una reunión con los ciudadanos de Milán en los barrios, anunciando que la "visión" y la idea de su gobierno es "no permitir más, para 2030, fumar al aire libre" e "inmediatamente o en breve prohibirlo" en paradas de autobús "y en lugares donde se encuentran los ciudadanos para esperar servicios".

La propuesta, contenida dentro de la regulación Aire-Clima que llegará en las próximas semanas al Ayuntamiento del Palazzo Marino, obviamente debe ser aprobado por la Cámara y una vez recibida la luz verde podría entrar en vigencia a través de una ordenanza.

El plan Aire-Clima, explicó Sala, "contendrá reglas sobre muchos aspectos, porque el riesgo real es que no se reducirá" el problema ambiental "solo para limitaciones al tránsito y a la calefacción".

"El análisis que realizamos confirma que el smog también está influido por el humo del cigarrillo, los hornos de las pizzerías y hasta los fuegos artificiales", añadió.

Para el alcalde, lo que concierne a la contaminación del aire y el smog son "los problemas más importantes y frustrante, porque reconozco que un problema que surgió en 100 años no se resuelve en 100 días".

"Esta regulación intentará establecer fórmulas y obligaciones para que todos puedan opinar", dijo Sala.

Ya existen prohibiciones similares en diferentes estados del mundo.

En Suecia, por ejemplo, está prohibido fumar en los parques, también mientras se está sentado en mesas exteriores de bares y restaurantes y en paradas de tranvía.

Tampoco se puede encender un cigarrillo esperando el autobús en Polonia o Alemania, mientras que en Estados Unidos no se puede fumar en los parques de Nueva York, tampoco en playas o por las calles de California.

Entre los casos más llamativos está el de Halifax, una ciudad canadiense de casi 400 mil habitantes, en donde se puede fumar al aire libre solo en cien puntos fijo predeterminados.

Al ex ministro italiano Girolamo Sirchia, padre de las regulaciones antitabaco en la Península, le gustó la idea del alcalde de Milán.

Es "una buena e importante iniciativa", opinó y la consideró, además, una idea "justa y útil".

Desde la derechista Liga, en cambio, estalló una controversia.

Para el líder de ese grupo en la legislatura de Milán, el diputado Alessandro Morelli, la propuesta de Sala es solo un "arma de distracción masiva" y "los anuncios no son suficientes para hacer el bien a una ciudad donde la administración tiene rotas todas las políticas ecológicas".

"No será suficiente apagar el cigarrillos en la calle para que el aire de Milán se vuelva limpio, tal vez deberíamos cambiar alcalde", disparó Morelli.

(ANSA).