internacionales

ANSA/ Irán: Basta de mentiras, tres periodistas dejan TV iraní

Por Agencia ANSA

15-01-2020 07:15

Por Alberto Zanconato BEIRUT, 15 ENE - Dos presentadoras de la televisión iraní anunciaron hoy su renuncia, mientras otra, Gelare Jabbari, comunicó que deja su puesto de trabajo haber mentido en nombre del estado durante 13 años.

La decisión de las periodistas aparece justo cuando crecen los cuestionamientos al gobierno iraní tras los primeros intentos de negar que el avión ucraniano siniestrado el pasado miércoles fue derribado por error por miembros de la fuerza de defensa aérea de de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC).

Tras dos jornadas de negación, el presidente Hasan Rohani, finalmente, reconoció el viernes el derribo "involuntario" y prometió juzgar a los responsables, mientras se intensifican las protestas.

Hoy, Gelare Jabbari, a través de Instagram, escribió: "Les pido disculpas por mentirles en televisión durante 13 años", dijo la presentadora a sus telespectadores.

Por su lado, Zahra Khatami renunció a su puesto para la corporación estatal iraní de radio y televisión (IRIB, por sus siglas en inglés).

"Gracias por aceptarme como presentadora hasta hoy.

Nunca volveré a la televisión.

Perdóneme".

Su compañera de programa, Saba Rad, entretanto, publivó en Instagram: "Gracias por vuestro apoyo en todos los años de mi carrera.

Anuncio que después de 21 años trabajando en la radio y la televisión, no puedo continuar mi trabajo en los medios de comunicación.

No puedo".

Mientras tanto, otra deserción causó controversias en el mundo del deporte iraní.

Una fotografía en la que aparece sin el hiyab, el velo islámico obligatorio para la República Islámica, obligó a Shorheh Bayat, la primera mujer asiática árbitro de ajedrez a nivel internacional de ajedrez, a decir adiós a su país.

La imagen, robada durante un partido en Shanghai válido para la Copa Mundial Femenina, fue publicada en los medios de comunicación de Teherán, transformando a Shohreh a pesar de sí misma en un símbolo de rebelión.

"Encendí el teléfono inteligente y vi que mi foto estaba en todas partes.

Escribían que el mío era un gesto de protesta contra el hiyab", dijo Shohreh, citada por la BBC.

De hecho, explica, el pañuelo que llevaba en la cabeza para cubrir parte de sus cabellos, como hacen muchos iraníes que no creen en la ley vigente pero deben obedecerla, se le resbaló por un momento.

Sin embargo, desde Vladivostok, Rusia, donde está arbitrando otros partidos, la mujer afirmó estar en contra de la imposición de ropa islámica.

Al principio, explicó, la Federación Iraní de Ajedrez le había aconsejado que escribiera una carta abierta de disculpa en la que debía defender el hiyab, pero ella se negó.

Una elección que la obligó a renunciar a regresar a su país.

"Hay muchas personas en prisión en Irán, subrayó, por el velo.

Es un asunto muy serio", completó.

(ANSA).