internacionales

ANSA/ EEUU: Por muerte de niño, Ikea pagará U$S 46 millones

Por Agencia ANSA

07-01-2020 04:00

NUEVA YK, 7 ENE - Ikea, el gigante sueco de muebles, pagará 46 millones de dólares a los padres del niño de dos años que murió aplastado por una de sus cómodas, una compensación récord en la historia de Estados Unidos.

El caso se remonta al 24 de mayo de 2017 cuando el pequeño Jozef fue aplastado por la cómoda modelo Malm que se encontraba en su habitación.

Fue el padre quien lo encontró y, a pesar de la rápida ayuda, el niño murió al día siguiente en el hospital de Buena Park, California, estado donde vivía con sus padres.

Pocos meses después del terrible incidente, Jolee y Caig Dudek denunciaron a Ikea en Pennsylvania, donde el coloso sueco tiene su sede en Estados Unidos.

La acusación era clara: Ikea estaba perfectamente consciente del defecto de la cómoda Malm, pero se mantuvo en silencio para evitar advertir a sus clientes.

En 2016, Ikea retiró 17,3 millones de cómodas Malm en Estados Unidos por cuestiones de seguridad.

Fue el mayor retiro de productos que la compañía había hecho en su historia.

Las autoridades estadounidenses se enteraron que antes de la muerte del pequeño Josef hubo otras tres víctimas: Camden Ellis, de dos años; Curren Collas, también de dos años; y Ted McGee, de 23 meses, que fueron aplastados por la citada cómoda.

En diciembre de ese mismo año, la compañía acordó pagar 50 millones de dólares a las tres familias tras un acuerdo común.

La familia Dudek había comprado su cómoda en 2008 pero nunca supo nada sobre el retiro de ese mueble: Ikea nunca le advirtió.

Esto condujo al fatal accidente de mayo de 2017.

Un accidente que, según las asociaciones de consumidores, podría haberse evitado especialmente a la luz de los precedentes.

Desde 2011, según la demanda de Dudek, cinco niños perdieron la vida por varios modelos de cómodas Malm y otros 91 resultaron heridos antes de la muerte de Jozef.

"Aunque la negociación de la declaración de culpabilidad no puede cambiar los trágicos eventos que nos trajeron aquí, estamos felices de que se haya alcanzado una solución.

Seguimos comprometidos a trabajar para abordar el importante tema de la seguridad", dijo Ikea.

En tanto, en un comunicado, los padres del pequeño Josef dijeron que estaban "devastados" por la pérdida de su hijo.

"Nunca pensamos que un niño de dos años podría hacer que una cómoda de solo 76 centímetros de altura volcara y lo asfixiara", dijeron.

"No fue hasta más tarde cuando supimos que [era] inestable por su diseño".

"Estamos contando nuestra historia porque no queremos que esto le pase a otra familia", agregaron Jolee y Caig Dudek, que además instó a cualquiera que todavía tenga una de las cómodas de Ikea retiradas a devolverla.

Tras la confirmación del acuerdo, la familia Dudek se comprometió a donar un millón de dólares a organizaciones benéficas a las asociaciones de primera línea para la protección de los niños contra productos peligrosos, especialmente muebles.

Ikea no es el único que tiene problemas con el vuelco de algunos de sus muebles.

Según un informe de las autoridades estadounidenses, son 556 las muertes asociadas a accidentes de este tipo entre 2000 y 2008.

Se trata principalmente de niños.

(ANSA).