internacionales

ANSA/ EEUU: Ira de Teherán y Bagdad por ataque de EEUU en Irak

Por Agencia ANSA

30-12-2019 07:45

Por Ugo Caltagirone WASHGT, 30 DIC - El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, lanzó la primera advertencia que puso en guardia a Teherán por crear peligros para los estadounidenses en Medio Oriente.

Ante esta situación, el régimen de los ayatolá respondió a la administración Trump afirmando que cualquier ataque contra las milicias pro iraníes no quedará impune.

Luego llegó la ira del gobierno iraquí que dijo estar listo para revisar las relaciones con Estados Unidos después de las incursiones estadounidenses en su territorio.

Por lo tanto los bombardeos contra los combatientes chiítas en Irak y Siria corren el riesgo de provocar una escalada con consecuencias impredecibles.

Con el "annus horribilis" de las relaciones entre Estados Unidos e Irán, después del deshielo de la era de Barack Obama, podría terminar de la peor manera.

Los enfrentamientos en curso no dejan presagiar nada bueno y corren el riesgo de encender aún más una región ya golpeada por la guerra civil en Siria, el conflicto en Yemen y la lucha contra lo que queda del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Desde el pasado 28 de octubre, al menos 11 ataques de grupos chiítas pro iraníes tomaron en la mira las bases militares iraquíes donde se despliegan soldados o diplomáticos de Estados Unidos.

El pasado viernes, cuando un violento ataque con misiles golpeó una base militar estadounidense en Kirkuk, murió un contratista estadounidense y también hirió al personal estadounidense y a los servicios de seguridad iraquíes.

De ahí la respuesta estadounidense: una lluvia de fuego contra las bases de los milicianos chiítas no solo en Irak, sino también en Siria.

"No estaremos mirando el hecho de que Irán asuma acciones en grado de poner hombres y mujeres estadounidenses en peligro", afirmó Pompeo, quien se dirigió con el secretario de defensa Mark Esper a la "Casa Blanca de Invierno" de Mar-a-Lago, Florida, donde el presidente Donald Trump pasará las vacaciones de fin de año.

El magnate fue actualizado en detalle sobre la situación y la operación de Estados Unidos que llevó a ataques definidos como "defensivos y dirigidos".

Ataques realizados contra cinco estructuras de la milicia KH en Irak y Siria que tienen vínculos estrechos con los cuerpos especiales de los Pasradanes iraníes, los guardianes de la revolución.

El objetivo de los ataques, en el que habrían muerto al menos 15 combatientes chiítas, fue aquel de debilitar su capacidad de conducir en el futuro ataques contra las fuerzas de la coalición anti grupo yihadista Estado Islámico, destruyendo depósitos de armas y centros de comando.

Para Teherán se trata sin medios términos de terrorismo.

Dura la condena del presidente iraní, Hassan Rohani, para el cual "el tiempo de las sanciones y de las presiones contra Irán terminará.

"El objetivo de los enemigos es obligarnos a rendirnos y sentarnos en la mesa de las negociaciones para aceptar todo lo que quieren", resaltó.

La reacción de Bagdad también fue enojada: "las fuerzas estadounidenses actuaron en función de sus prioridades y no de aquellas de los iraquíes, denunció el ejecutivo en una nota después de la reunión extraordinaria.

Tales enfrentamientos "violan la soberanía de Irak y son contrarios a las reglas de compromiso de la coalición anti-EI.

Pero las críticas también llegan desde Moscú, pese a que pocas horas antes hubo una comunicación telefónica sorpresiva de Vladimir Putin a Donald Trump, con el presidente ruso que agradeció a su par estadounidense por la ayuda brindada frente a la lucha contra el terrorismo, gracias a las informaciones dadas por Estados Unidos y que ayudaron a prevenir actos terroristas en Rusia.

Una llamada hecha pública por el Kremlin y confirmada luego por la Casa Blanca, y en la que se augura también la cooperación sobre el frente del control de los armamento.

Pero Moscú no agradeció los ataques a las milicias pro-iraníes en Irak y Siria, definidas "inaceptables y contraproducentes" en una nota del ministerio de Relaciones Exteriores.

Misiva en la que se invita a Washington "a abstenerse de acciones adicionales que puedan desestabilizar la situación política-militar en Irak, Siria y en los países vecinos".

(ANSA).