internacionales

ANSA/ EEUU: Demócratas quieren limitar poderes de guerra a Trump

Por Agencia ANSA

06-01-2020 06:45

Por Claudio Salvalaggio WASHGT, 6 ENE - Un enfrentamiento se inició en Estados Unidos sobre los poderes de guerra del presidente, después de que Donald Trump ordenó el asesinato del general iraní Qassem Soleimani en el aeropuerto de Bagdad sin informar preventivamente a los líderes del Congreso.

Ahora los demócratas en la Cámara quieren presentar una resolución que limite la autoridad militar al comandante en jefe, que en tanto amenaza al aliado iraquí de aplicar sanciones sin precedentes si expulsa a las tropas estadounidenses.

"En la semana votaremos una resolución que reafirme la responsabilidad consolidada de supervisión del Congreso al hacer obligatorio, en ausencia de nuevas medidas parlamentarias, poner fin dentro de los 30 días a las hostilidades militares de la administración contra Irán", dijo la congresista Nancy Pelosi, quien continúa manteniendo en el limbo el proceso de "impeachment" en el Senado al no enviar los artículos con las acusaciones pendientes de garantías para un verdadero juicio.

La medida sigue la peculiaridad con la que Trump afirmó que sus tuits "servirán como una notificación al Congreso de que si Irán golpea a cualquier persona u objetivo estadounidense, Estados Unidos reaccionará muy rápido y totalmente, y tal vez de manera desproporcionada".

Precisando que "este aviso legal no es solicitado, pero que así y todo es dado".

El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes respondió de inmediato en Twitter: "estas publicaciones servirán como un recordatorio de que los poderes de la guerra están conferidos al Congreso en base a la Constitución estadounidense.

Y que debería leer la Ley de Poderes de Guerra (la normativa en la materia desde 1973, NDR).

Y que no es un dictador".

Es probable que la resolución pase a la Cámara, donde los demócratas tienen una mayoría, pero no al Senado, controlado por los republicanos, hasta ahora todos alineados con Trump.

Su argumento es que fue una iniciativa defensiva y que el presidente "tenía todos los poderes necesarios" para el ataque, como explicó el Secretario de Estado, Mike Pompeo, asegurando que la administración continuará actuando "en cumplimiento de la ley y Constitución".

Pero los demócratas, como la comunidad internacional, están preocupados por una posible escalada después de que Trump y Teherán continúan con el intercambio de golpes verbales.

Tanto más que el magnate reanudó la amenaza de golpear también los sitios culturales iraníes, pese a que se trata de crímenes de guerra.

"A ellos se les permite matar, torturar y mutilar a nuestra gente y a nosotros no se nos permite tocar sus sitios culturales? No funciona de esa manera", dijo el presidente, rechazando así a Pompeo.

"Irán nunca tendrá el arma atómica", reiteró el magnate, que ahora se enfrenta al dilema de qué hacer ante la reanudación de las actividades nucleares de Teherán después de la salida del acuerdo.

Para aumentar la tensión, el voto con el que el parlamento iraquí aprobó una moción no vinculante para expulsar a las tropas del país: Trump amenazó con imponer a Bagdad "sanciones nunca antes vistas" y pedir la restitución del dinero gastado en la base militar estadounidense.

Mientras tanto, el magnate ataca a los demócratas por el juicio político.

"Gastar el tiempo en este engaño político en este momento de nuestra historia, cuando estoy tan ocupado, ­es triste!", tuiteó Trump.

Pero luego llegó una "bomba", quizás peor para él que la esperada venganza iraní: el ex asesor de seguridad nacional John Bolton, quien tiene conocimiento directo de la presión de Trump sobre Kiev para investigar a Joe y Hunter Biden, dijo que estaba listo para testificar si es convocado con un mandato.

(ANSA).