internacionales

ANSA/ EEUU: Ataque a casa de rabino en Nueva York, 5 heridos

Por Agencia ANSA

29-12-2019 04:00

Por Serena Di Ronza NUEVA YK, 29 DIC - La tradicional fiesta judía de Janucá se vio manchada de sangre cuando un hombre irrumpió en la casa de un rabino, en Nueva York, e hirió a cinco personas con un machete.

El incidente tuvo lugar el sábado por la noche en la pequeña comunidad de la ciudad de Monsey, cerca de Nueva York, y vuelve a agitar con fuerza el fantasma del antisemitismo.

De hecho, el episodio se produjo tras varias denuncias de los últimos días por actos violentos contra judíos en la Gran Manzana.

En total, se trata de "13 episodios en las últimas semanas", afirmó el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Luego, indignado, frente a las cámaras de televisión desplegadas en la casa del rabino ortodoxo Chaim Rottenberg, dijo: "Llamemos a las cosas por su nombre, este es un acto de terrorismo doméstico".

En Monsey, Cuomo se reunió con el rabino y con la comunidad para ofrecer su apoyo, mientras continúan las investigaciones policiales, con la ayuda del FBI.

El pánico en la casa del rabino Rottenberg se desató cerca de las 22 (hora local) del sábado, cuando un hombre ingresó en el lugar -ubicada junto a una sinagoga- con el rostro cubierto en parte con una bufanda.

Extrajo el machete y comenzó a agitarlo mientras seguía a algunos de los presentes en la casa y los acusaba.

Uno de ellos recibió 6 heridas, otro fue herido en el pecho y otros resultaron con heridas leves.

Fueron vanos los intentos de detener al agresor, que intentó ingresar a la sinagoga antes de huir en su Nissan Sentra color gris claro.

Su fuga, sin embargo, duró poco: algunos testigos lograron ver la placa del vehículo y la policía lo detuvo alrededor de una hora después del ataque en la zona de Harlem.

"Estaba todo manchado de sangre" pero se entregó a los agentes sin oponer resistencia cuando fue detenido, refirieron varias fuentes.

El atacante fue identificado como Thomas Grafton, afroamericano, de 37 años, oriundo de Greenwood Lake, zona no muy lejana del lugar del ataque, donde los agentes están concentrando ahora sus investigaciones.

Contra Grafton las autoridades presentarán cinco cargos, entre ellos, intento de homicidio y robo.

Este ataque, que se da en el marco de varios ataques antisemitas en Nueva York, fue condenado tanto por republicano como por demócratas con tono muy duro.

Por su parte, el Centro Simón Weisenthal exhortó directamente al presidente estadounidense, Donald Trump, a quien le pidió detener los ataques ordenándole al FBI la creación de una "task force" (una fuerza de tareas) para tal fin.

"Lo que es demasiado, es demasiado", afirmó el Centro Wiesenthal en un comunicado.

Subrayó que "los judíos en Estados Unidos deben tener miedo por su integridad cuando se dirigen a sus centros de plegaria".

Por su parte, la Liga Anti Difamación sostuvo hoy que la comunidad judía "necesita de mayor protección".

Los candidatos demócratas a la Casa Blanca hablan de "ataque vil y terrible".

"No hay lugar para la intolerancia en nuestra sociedad", dicen en una sola voz.

Palabras duras tuvo también Ivanka Trump, la hija del presidente estadounidense, quien profesa la fe judía.

"El ataque feroz en Monsey fue un acto de pura maldad", escribió en Twitter.

Agregó que "el aumento de la violencia antisemita en Nueva York y en el país recibe demasiada poca atención por parte de la prensa nacional y demasiada poca acción por parte de los gobiernos locales".

Esta última referencia está en línea con las recientes críticas de su padre a las autoridades de Nueva York por la incapacidad de actuar sobre la emergencia de los sin techo.

Todas las autoridades, desde el gobernador hasta el alcalde de la Gran Manzana, son demócratas.

Nueva York es también el estado de uno de los "enemigos" de Trump sobre el "impeachment" (juicio político), el senador Chuck Schumer.

El incidente de Monsey abre, por lo tanto, un eventual nuevo frente de choques políticos entre la demócrata Nueva York, que censura al mandatario en todos los frentes, y la Washington de Donald Trump.

(ANSA).