internacionales

ANSA/ Ciencia: ADN humano y bosón Higgs, primeros años siglo XXI

Por Agencia ANSA

29-12-2019 07:45

Por Enrica Battifoglia ROMA, 29 DIC - Comenzaron con el mapa del ADN humano para llegar a las respuestas esperadas durante décadas, como el descubrimiento del bosón de Higgs, gracias al cual existe la masa y con ella cada cosa comprendida a los seres humanos, el descubrimiento de las ondas gravitacionales previstas un siglo antes por Albert Einstein y la primera fotografía de un agujero negro.

Los primeros 20 años del siglo XXI fueron un crescendo de descubrimientos de época, gracias a la disponibilidad de máquinas complejas y gigantescas típicas de Big Science, la nueva organización de investigación basada en grandes colaboraciones internacionales.

Las computadoras avanzadas permitieron reconstruir el mapa del genoma humano, presentado el 26 de junio de 2000 por el Proyecto Internacional del Genoma Humano y la compañía Celera, fundada por Craig Venter.

Este último, cuatro años después, explotó la unión entre la computadora y la biología para obtener la primera célula sintética, llamada Syn 1.

0: una frontera inexplorada que abrió nuevas preguntas y suscitó expectativas, como aquella de la primera enzima diseñada por computadora, prevista en 2020.

Grandes expectativas también para la medicina regenerativa, que en los últimos 20 años dio los primeros pasos en compañía del progreso logrado en el conocimiento de las células madre y las tecnologías emergentes, como la impresión 3D.

Entre miedos y esperanzas, otra poderosa máquina se puso en funcionamiento el 10 de septiembre de 2008 en el CERN de Ginebra: el acelerador del Gran Colisionador de Hadrones (Lhc), que el 4 de julio de 2012 hizo posible descubrir el Santo Grial de la física de partículas, el Bosón de Higgs; en la década que está por comenzar, podría revelar la existencia de la llamada "nueva física", que responde a leyes desconocidas y que podría explicar, por ejemplo, qué energía oscura y materia oscura son las que juntas ocupan el 95% del universo.

Siempre en el CERN, el 17 de noviembre de 2010 fueron obtenidos y atrapados los primeros átomos de antimateria.

El 11 de febrero de 2016, otras máquinas únicas abrieron una nueva página de la física: los detectores Virgo y Ligo descubrieron ondas gravitacionales, registrando la primera señal producida por la colisión de dos agujeros negros.

Otras potentes máquinas, como los telescopios de la red Event Horizon Telescope (Eht) del 10 de abril de 2019, sorprendieron al mundo con la fotografía de un agujero negro: la primera evidencia directa de la existencia de estos objetos cósmicos.

El 10 de mayo de 2016 dejó sin aliento el descubrimiento de 1.

200 planetas externos del Sistema Solar por parte del telescopio espacial Kepler de la NASA, que de golpe elevó a miles el número de mundos desconocidos, cuyo conocimiento tendrá mucho por decir en los próximos decenios.

El descubrimiento de un lago subterráneo de agua líquida y salada en Marte, anunciada el 25 de julio de 2018 por una investigadora italiana despierta fantasías y esperanzas en vista de las próximas misiones en búsqueda de vida sobre el planeta rojo.

Mientras la sonda Cassini, nacida de la colaboración de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Italiana (ASI), concluyó el 15 de septiembre de 2017 el viaje entre los anillos y las lunas de Saturno, regalando imágenes inolvidables y datos que requerirán aún años de análisis.

Continuará haciendo hablar también la sonda Rosetta: el 12 de noviembre de 2014 su módulo Philae fue el primer vehículo en aterrizar sobre un cometa.

Los primeros 20 años del siglo XXI han visto el primer paso de las sondas Voyager en el espacio interestelar, 50 años desde el vuelo del Sputnik, el primer satélite artificial de la historia que abrió la era espacial, y 50 años desde el aterrizaje en la Luna, mientras que en la Estación Espacial hay más y más experimentos que ayudarán al hombre a enfrentar el largo viaje a Marte.

Una aventura, esta última que desde el 8 de julio de 2011, con el último lanzamiento del transbordador espacial, ha visto entrar en el campo a jugadores privados junto a la NASA, mientras se abren camino otros protagonistas, como China e India.

(ANSA).