internacionales

ANSA/ Bolivia: López Obrador rechaza entrega de refugiados

Por Agencia ANSA

02-01-2020 01:45

Por Marcos Romero CIUDAD DE MEXICO, 2 ENE - El presidente de México, Andrés López Obrador, señaló que por ningún motivo entregará a los nueve bolivianos asilados en la residencia de la embajada azteca en La Paz, ex colaboradores del presidente renunciante Evo Morales, porque hacerlo implicaría "acabar con el derecho de asilo".

En su primera conferencia de prensa del año, el mandatario afirmó que "para México el derecho de asilo es sagrado".

"Es parte del derecho internacional", subrayó.

"En el caso de nuestro país siempre, hasta en las circunstancias más difíciles, se ha hecho valer", afirmó el jefe de Estado.

"Es un asunto de principios, no vamos a caer en ninguna provocación", indicó Obrador, mientras en Bolivia, reportes de prensa indicaban que en las últimas horas se intensificó el asedio no sólo de fuerzas del orden sino también de civiles en torno a la sede diplomática para impedir que huyan los refugiados.

El jefe de Estado reconoció el papel de la embajadora María Teresa Mercado, expulsada la semana pasada por el gobierno de la presidenta interina boliviana Jeanine Añez, tras ser declarada "persona non grata".

Mercado llegó el fin de semana a México, en medio de un ambiente de máxima tensión en las relaciones bilaterales.

"La embajadora hizo un papel destacado.

La reconocemos mucho, una diplomática de primer orden que actuó con inteligencia y firmeza", expresó.

López Obrador abogó por que "se haga valer el derecho de asilo" y ante la demanda del gobierno boliviano de entregar a los ex miembros del gobierno de Morales, perseguidos por la justicia, señaló que "no podemos nosotros flaquear en este asunto".

A los asilados, que son "perseguidos políticos", se les brindó "protección" antes de que se emitieran órdenes de captura en su contra, dijo.

Remarcó que el gobierno mexicano "seguirá defendiendo el derecho de asilo y abrirá las puertas a los perseguidos políticos".

Entre los asilados figura Juan Ramón Quintana, ex ministro de la Presidencia de Morales, uno de los más cercanos de Morales, acusado de sedición y terrorismo, al que se atribuye la oleada de protestas que siguieron a la renuncia de Morales, por presiones de las Fuerzas Armadas, que dejaron una treintena de muertes.

Medios locales en Bolivia señalaron que "la vigilia", como bautizaron a la vigilancia de decenas de militares, policías y agentes de inteligencia, sumado a civiles, continuará en el acceso a la mansión, hasta que los asilados sean entregados a la policía.

La Unión Europea protestó por la expulsión de los diplomáticos españoles, tras un confuso incidente durante una visita de cortesía a la embajadora mexicana, pero hasta ahora la Organización de Estados Americanos ha guardado un denso silencio sobre la expulsión de la diplomática azteca.

El gobierno boliviano intentó suavizar la tensión con España tras la expulsión de sus diplomáticos al afirmar en un comunicado oficial que Bolivia "ha tenido y tiene excelentes relaciones diplomáticas con la UE y sus estados miembros y desea mantenerlas con sus estados miembros".

Inclusive, envió un representante gubernamental a Madrid para superar "el impasse" ocurrido tras este episodio.

Sin embargo, con México las relaciones siguen ásperas y aunque la canciller boliviana Karen Longaric aceptó la propuesta del gobierno azteca de abrir un "canal de comunicación" para un diálogo bilateral, hasta ahora no ha sucedido nada.

Por el contrario, ayer Longaric volvió a arrojar gasolina a la hoguera al acusar de "terroristas" a cinco de los asilados y a acusar al gobierno mexicano de estar "violentando una decena de tratados internacionales".

Los ex funcionarios tienen "mandamientos de apremio", lo que representa órdenes de detención por la comisión de graves delitos, entre ellos instigación a delinquir, sedición y terrorismo, explicó la funcionaria.

Las órdenes fueron cursadas contra Quintana, la exministra de Culturas Wilma Alanoca, y el director de la Agencia de Gobierno Electrónico Nicolás Laguna.

(ANSA).