internacionales

ANSA/ Argentina: Gobierno de Fernández en cercanía con el Papa

Por Agencia ANSA

16-01-2020 01:45

Por Alejandro Di Giacomo BUENOS AIRES, 16 ENE - El presidente de Argentina, Alberto Fernández, será recibido por el papa Francisco el 31 de enero próximo, lo que reflejará un giro de los vínculos entre el pontífice y el gobierno de su país tras la inocultable tirantez con la anterior administración de Mauricio Macri.

A diferencia de Macri, hay varias cuestiones que acercan a Fernández al papa argentino.

Por ejemplo, Eduardo Valdés, embajador en el Vaticano durante la presidencia de Cristina Kirchner, tiene excelentes vínculos con el presidente argentino.

Por otra parte, el nuevo secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Beliz, acuna excelentes lazos con la Iglesia y suele visitar la Santa Sede; e incluso, Juan Manuel Olmos, asesor de Fernández, fue bautizado por Jorge Bergoglio.

Asimismo, en su discurso de asunción, el mandatario hizo referencia en el Parlamento a la cuestión ambiental y a la pobreza y planteó un combate a esta última con distribución más equitativa en la sociedad argentina, lo que sonó agradable a los oídos del Papa.

Pero también hay una cuestión que ensombrece a Fernández frente a la Santa Sede y es su aval a la legalización del aborto, muy mal visto por la Iglesia argentina, que lo expresó públicamente, y que generó fastidio en el Pontífice, según fuentes del gobierno.

Pese a eso, los prelados dieron fuerte respaldo al Plan Argentina contra el Hambre, impulsado personalmente por Fernández, y tanto el titular de la Pastoral Social, el obispo Jorge Lugones, como el titular de Cáritas, Carlos Tissera, aplaudieron públicamente esa decisión.

La Conferencia Episcopal también ve con agrado la decisión de ocuparse en primer lugar de "la deuda interna", antes de responder a la demanda de los acreedores externos, como pregona el presidente peronista.

Recientemente, Buenos Aires intentó otro guiño con la Santa Sede al designar embajador ante el vaticano a un diplomático de carrera, sin ligazones políticas como es de agrado de Francisco.

Béliz trabajó en esa designación y se señaló a Luis Bellando, un diplomático de carrera y con pocos antecedentes en lo que respecta a las relaciones con la Iglesia.

Bellando, que tuvo destinos diplomáticos en Río de Janeiro, Brasil y Angola, está divorciado de un primer matrimonio que no concretó ante la Iglesia, lo que sí hizo en su segundas nupcias.

Ese detalle, adelantó hoy la prensa local, podría conspirar con su designación y marcaría un fallo del gobierno.

El encuentro entre el papa y Fernández tendrá el carácter de una visita oficial pero privada, aclararon en la cancillería argentina.

Voceros del gobierno confiaron a ANSA que el mandatario y Bergoglio mantienen "intercambios frecuentes por correo electrónico y por teléfono", aunque no son oficializados.

El rol de la compañera de Fernández, la primera dama Fabiola Yañez, ha contribuido a las cercanías con Francisco, fundamentalmente por su decidida tarea en cuestiones de asistencia y solidaridad con los más necesitados.

Otro mensaje a Francisco entregó ayer Yañez al cumplir con su promesa de visitar la sede que Scholas Occurentes tiene en la Villa 31, un barrio marginal en la capital argentina.

El primer viaje oficial de Fernández será el 23 de enero a Israel, para participar del Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo, que se realizará en Jerusalén, según se anunció hoy en Buenos Aires.

Poco después el mandatario argentino llegará a Europa, en una fecha que coincide con el Brexit.

Es que el 31 de enero el Reino Unido saldrá del bloque.

La última visita de Fernández al Papa fue en agosto de 2018, en la residencia de Santa Marta, en un encuentro donde también participaron el dirigente chileno Carlos Ominami y el brasileño Celso Amorim.

Ahora, si es que hay foto, el gobierno argentino espera una imagen diferente a la que mostró al papa con Macri el 27 de febrero.

Aún se recuerda el gesto adusto y sombrío de Francisco en aquella ocasión.

Un contraste fue la foto que entregó el Vaticano el 13 de diciembre cuando el Pontífice recibió a la primera dama Yañez por la inauguración de la nueva sede de la fundación pontificia Scholas Occurrentes.

Allí hubo abrazo cálido y muchas sonrisas.

(ANSA).